El Defensor

El Defensor del Pueblo Andaluz es una Institución creada para la protección de los derechos y las libertades de los andaluces.

Su intervención es gratuita, sencilla y reservada. Actúa de manera independiente, con transparencia y objetividad.

Contáctanos

Ayuda

Recomendamos a la administración local y a la regional medidas para la protección del patrimonio cultural ante los incidentes sísmicos en la Vega de Granada

Resolución del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en la queja 21/2162 dirigida a Ayuntamiento de Santa Fe (Granada), Consejería de de Cultura y Patrimonio Histórico Delegación Provincial en Granada

ANTECEDENTES

Esta Institución del Defensor del Pueblo Andaluz tramita la presente queja incoada de oficio, relativa a las actuaciones llevadas a cabo para la protección del patrimonio histórico y cultural con motivo de los incidentes sísmicos producidos en varios municipios de la vega de Granada durante el mes de enero de 2021, seguida ante la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico de Granada y los ayuntamiento de Santa Fe y de la capital.

Hemos analizado la documentación e información que obra en el expediente de queja y, al amparo de lo dispuesto en el apartado primero del artículo 29 de la Ley 9/1983, de 1 de diciembre, del Defensor del Pueblo Andaluz, formulamos a la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico, Resolución concretada en los siguientes:

I.- El Defensor del Pueblo Andaluz motivó la apertura de queja de oficio en base a las consecuencias que se producen a finales de enero de 2021 en la falla de la Vega de Granada ante la aparición de un “enjambre sísmico” con la sucesión de terremotos repartidos por diversas localidades de la zona. Estos incidentes han provocado, ante todo, la comprensible preocupación de la ciudadanía por la propia seguridad y la de sus familias. Hemos permanecido atentos a las respuestas de las autoridades de protección civil, seguridad ciudadana y responsables de infraestructuras y servicios estratégicos, como también sobre los desperfectos en el caserío y los inmuebles de estas zonas.

Concretamente referido a la materia que nos ocupa, deseamos prestar también atención al impacto que estos sucesos sísmicos han provocado sobre el estado de conservación y protección del patrimonio histórico de la zona. Creímos oportuno conocer con mayor detalle las reacciones adoptadas en los distintos elementos patrimoniales afectados y, en su caso, la programación o planificación que se vaya a elaborar desde la Delegación Territorial ante esta singular situación sobrevenida.

A la vista de los anteriores antecedentes, consideramos oportuno proponer incoar queja de oficio al amparo del artículo 10 de la Ley 9/1983, de 1 de Diciembre del Defensor del Pueblo Andaluz, ante la Delegación Territorial en materia de Cultura y Patrimonio Histórico de Granada y los Ayuntamientos de Santa Fe y Granada, a fin de conocer, en el ámbito de sus respectivas competencias:

  • relación de intervenciones y análisis que se hubieran desarrollado en los elementos citados.

  • programas de reacción que se hayan dispuesto, en su caso, por la Delegación Territorial y los Ayuntamientos de Santa Fe y Granada para la evaluación de estos incidentes sísmicos en la patrimonio sometido a su tutela.

  • cualquier otra circunstancia que consideren oportuno transmitir para esclarecer el asunto que nos ocupa.

Para conocer el estado de situación, nos dirigimos con fecha 5 de abril de 2021 ante la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico de Granada y los ayuntamientos de la capital y de Santa Fe.

II.- Tras la correspondiente petición de informe, la Delegación Territorial nos remitió un escrito con fecha 30 de abril (Expte.: SGP/MARC/mmg)donde se recoge una relación de intervenciones de ese organismo en relación con las medidas adoptadas ante esta alarma sísmica. Del informe recibido podemos destacar:

Desde finales del mes de enero la ciudad de Granada y su vega viven inmersas en una sucesión continua de terremotos, algunos de los cuales han superado los 4 grados en la escala Richter, en el marco de un fenómeno que los especialistas en geofísica vienen a denominar "enjambre sísmico".

Como consecuencia de este situación que ha afectado a la vida ciudadana, se han producido afecciones en inmuebles, algunas de los cuales han alcanzado a bienes del patrimonio histórico andaluz.

El epicentro de la mayoría de los seísmos ha tenido lugar en el oeste de la capital, en los términos municipales de Santa Fe, Atarfe o Chauchina principalmente, por lo que son aquellos municipios, junto a la propia ciudad de Granada, en los que se han producido los daños más importantes.

La Junta de Andalucía, a través del correspondiente Comité de Coordinación gestionado desde la Delegación del Gobierno en Granada, ha mantenido continuo contactos con los ayuntamiento e instituciones de las localidades más afectadas.

Al hilo de los contactos establecidos con estos municipios, por parte del personal técnico de esta Delegación se ha girado visita a algunos de los bienes dañados sobre los que ha sido alertada esta Delegación Territorial. Concretamente se han visitado los municipios de Santa Fe y Chauchina en compañía de técnicos y autoridades municipales y del Arzobispado de Granada prestando asesoramiento y poniendo los medios personales de la Delegación al servicio de las necesidades de aquéllos. Ello sin perjuicio de que, como dispone el artículo 14 de la Ley 14/2007 del Patrimonio Histórico Andaluz, son esencialmente los titulares de los bienes los responsables de su adecuada conservación y mantenimiento (en este mismo sentido se ha pronunciado el Gabinete Jurídico de la Junta de Andalucía, informando la imposibilidad de invertir en bienes de titularidad privada salvo a través de partidas presupuestarias expresas para no vulnerar la necesaria concurrencia preceptuada en la legislación en materia de subvenciones).

En el municipio de Santa Fe se han comprobado in situ los daños producidos en la Iglesia de la Encarnación y las grietas en las puertas de Sevilla y Loja de entrada al Conjunto Histórico de la ciudad, también de titularidad eclesiástica. En el templo se han constatado las afecciones en el arco del presbiterio, grietas y desprendimientos de molduras así como el desplazamiento de los pináculos del exterior. Además, debido a los numerosos daños producidos en viviendas particulares del Conjunto Histórico de Santa Fe, se ha trasladado en dichas visitas, que se tramitarán de forma prioritaria las órdenes de ejecución que se tramiten por parte del ayuntamiento y se remitan para su autorización por la Delegación Territorial para, mediante las actuaciones oportunas, garantizar ta seguridad de las personas y evitar el agravamiento del daño sobre los inmuebles del Conjunto Histórico.

En el municipio de Chauchina se ha visitado el BIC de la Torre de Romilla, enclavada en medio de la vega, sobre la que se alertó de un posible agravamiento de una grieta previamente existente, que parece no revestir agravamiento derivado del enjambre sísmico.

En relación a los daños producidos en la ciudad de Granada, se han constatado menoscabos en algunos monumentos. Concretamente se han constatado desperfectos en ta Torre de las Gallinas de la Alhambra, sobre la cual el Patronato del monumento ha adoptado las correspondientes medidas de emergencia.

Asimismo se han producido daños en algunos pináculos de la Catedral de Granada, uno de los cuales se ha desprendido parcialmente sobre la vía pública.

En este sentido siendo conscientes de la importancia del patrimonio histórico de titularidad de la Iglesia Católica, con fecha 05/02/2021 desde la Delegación Territorial se ha remitido oficio al Arzobispado de Granada poniendo solicitándole información sobre los daños sufridos por el patrimonio diocesano y poniendo a su disposición los medios de la Delegación Territorial en caso de necesidad.

En respuesta a este oficio, con fecha 7/02/2021 por parte del Arzobispado de Granada se han trasladado, para constancia de la Delegación Territorial algunos informes sobre los daños más destacados en los siguientes bienes:

- Basílica de Nuestra Señora de las Angustias: nos comunican daños aparentes sobre los que se realizará vigilancia para su seguimiento.

- Arcos de Loja y Sevilla en Santa Fe: atado y afianzamiento de la espadaña y aparición de grietas. Se ha acordonado la zona.

- Iglesia de la Encarnación de Santa Fe: clausura del templo, retirada de pináculos y colocación de testigos.

Asimismo, debido a los daños producidos en el Museo Arqueológico y Casa de los Tiros se han encargado sendos informes de patologías desde esta Delegación Territorial al ser de titularidad de la misma.

Siendo estos los daños producidos de los que se tiene constancia, no se ha podido llevar a cabo una cuantificación económica precisa de los mismos. No obstante, siendo la mayoría de los bienes dañados de titularidad particular, habrán de ser tos titulares los encargados de dicha evaluación. En este sentido, desde la Delegación del Gobierno, y en el marco de las competencias de aquel órgano, se está estudiando establecer una línea de subvenciones que pudiera responder a daños del patrimonio histórico”.

III.- Por su parte el ayuntamiento de Granada remitió su informe con fecha 19 de abril en el que destacamos los siguientes contenidos:

Respecto a las actuaciones que se han dispuesto para la evaluación de los daños sismicos en el patrimonio sometido a tutela, hay que señalar que la tutela municipales respecto a los edificios con Catalogo Urbanístico Municipal, ya que los declarados Bien de Interés Cultural (BIC) o catalogados por el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA) serían tutelados directamente por la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, según se establece por la legislación sobre el Patrimonio Histórico Artístico en Andalucía. No obstante, por el principio de colaboración entre Administraciones se atendieron e inspeccionaron todos los edificios afectados, incluidos BIC, dando las correspondientes órdenes de ejecución de emergencia para medidas provisionales de protección para la seguridad pública y del patrimonio, para su ejecución inmediata. Se han ido remitiendo a la Delegación Provincial de Cultura las órdenes de ejecución de reparación, para solicitar la autorización correspondiente para los edificios Catalogados como BIC, como CGPHA, o dentro de Entorno de BIC declarado por la Junta de Andalucía, tal y como determina la legislación aplicable (a fecha de este Informe la mayoría a la espera de contestación por la Delegación Provincial). La distribución de estos edificios se relaciona en archivo adjunto 6-Edif Catalogados dañados Gr Sismo_2021.pdf. En resumen, se han visitado 21 edificios del patrimonio catalogados que ha tenido la siguiente distribución:

1.- 6 edificios declarados BIC: Antigua fabrica de la Azucarera San Isidro e Ingenio de San Juan -Plaza de Toros- ; Colegio Mayor Santa Cruz La Real Catedral de Granada; Alhambra - Torre de las Gallinas - Alhambra - Ladera Cuesta de los Chinos;

2 .- 13 edificios Catalogados Urbanísticamente de los cuales 6 edificios dentro de entorno de BIC.

3 .- 2 edificios No catalogados, pero en Entorno de BIC.

lnformes Patrimonio BIC.pdf, donde se relacionan las actuaciones realizadas y las que quedan pendiente de autorización de la Delegación Territorial de Cultura

Por otra parte, por el principio de apoyo entre Administraciones, se realizaron 3 visitas de inspección, por el Servicio de Conservación de Edificios de Granada, en el termino municipal de Maracena (requeridas por dicho municipio por posible desalojo de viviendas). Del resultado de la Inspección Técnica realzada se dio conocimiento directamente al Técnico Municipal de Maracena y al Concejal de Urbanismo del Municipio, que estuvieron presentes en las inspecciones . El dictamen fue: 1 edificio desalojado provisionalmente hasta la actuación de apuntalamiento de emergencia de Bomberos (que se realizó por la tarde) y los otros 2 con daños no estructurales y habitables sin restricción.

Asimismo, por petición de apoyo del Ayuntamiento de Santa Fe, muy afectado por la serie sísmica, desde la Concejalía de Protección Ciudadana y Movilidad se ofreció la colaboración de este Ayuntamiento de Granada. Esta cooperación fue coordinada por el Servicio de Protección Civil y el Servicio de Conservación de Edificios del Ayuntamiento de Granada, asistiendo, el día miércoles 3 de febrero a una reunión de coordinación promovida por el Ayuntamiento de Santa Fe, a petición del propio Servicio de Protección Civil del Ayto. de Granada, a la que asistieron,además , un representante de la Delegación Provincial de Cultura de Granada,dos representantes de Emergencias 112 de la Junta de Andalucía y el Coordinador del Grupo de técnicos y profesionales voluntarios de (Grupo TECVISEM).El resumen de la reunión se adjunta en archivo adjunto:

8- Resumen Reunión Coordinación SANTA FE.pdf.

De las distintas decisiones derivadas de la misma, destacar que se solicitó a la Delegación del Gobierno de Granada de la Junta de Andalucía la declaración de la fase de emergencia nivel 1 del Plan Especial de actuación ante Riesgo sísmico de la Junta de Andalucía que literalmente dice en su punto 5.1.2:

5.1.2. Fase de Emergencia. Esta fase tendrá su inicio con la ocurrencia de un terremoto que produzca daños materiales o víctimas y se prolongará hasta que hayan sido puestas en práctica todas las medidas necesarias para el socorro y la protección de personas y bienes y se hayan restablecido los servicios básicos de las zonas afectadas.

Dado que se habían producido daños materiales en numerosas localidades, pareció procedente esta activación para dotar de un adecuado amparo legal a las acciones de coordinación de la emergencia que el Ayuntamiento de Granada iba a desarrollar fuera de su ámbito competencial (planificación, protocolos y recursos del PLAMSIGra. Esta solicitud no fue aceptada por la Delegación de la Junta en la reunión que la Comisión Asesora del Plan realizó a la mañana siguiente (4/2/2021), pero dada la urgencia de la situación se decidió la creación de un Puesto de Mando Avanzado (PMA) en Santa Fé, con objeto de coordinar sobre el terreno todas las labores operativas desarrolladas en dicho municipio; principalmente revisar el mayor número posible de edificios y su clasificación (triaje) de acuerdo a sus condiciones de habitabilidad según las fichas previstas por el PLAMSIGra para Granada capital y acometer las intervenciones más urgentes sobre los edificios dañados .”

IV.- El ayuntamiento de Santa Fe aportó su información con fecha 9 de agosto señalando lo siguiente:

Las Inspecciones realizadas se fueron georeferenciando, en la medida de lo posible, reflejándose sobre plano cartográfico (GIS) para su localización inmediata y visualización de las zonas afectadas, con asistencia al efecto de Servicio de Protección de la Edificación del Excmo. Ayuntamiento de Granada, a falta de medios propios.

Por otra parte, en cuanto al alcance de los daños producidos en las edificaciones y su grado de afectación, se tuvieron en cuenta a la hora de su evaluación diversos parámetros de partida, como la antigüedad de la edificación, su disposición aislada o entre medianeras, altura, sistema constructivo empleado, grado de conservación y mantenimiento, entre otros, en relación con las acciones provocadas por los sismos y sus propias características (magnitud, intensidad, profundidad del hipocentro, localización del epicentro, aceleración, direccionalidad, impulso, etc.)

Así, se ha percibido una incidencia de tipo superficial y no estructural (daño clasificado con nivel verde) en la edificación relativamente reciente (posterior a los años 70), constituida por sistemas constructivos que se pueden denominar modernos -estructuras de hormigón armado y/o metal-, siendo el impacto muy notable, por el contrario, en la edificación del Conjunto Histórico, de mayor antigüedad y asociada a sistemas constructivos tradicionales, toda vez que a una normativa de protección patrimonial más restrictiva y a una población habitante, en general, con menos recursos económicos, y por ende, peor conservada o, las veces, abandonada.

La afectación se intensifica igualmente en la edificación pública con valor histórico-artístico (edificios catalogados y BIC), aunque bien conservada, incidiendo en ello no solo su antigüedad y los sistemas constructivos tradicionales empleados, sino sus mayores dimensiones en términos generales.

Debe significarse, con respecto a estos últimos, que la tutela municipal abarca a los edificios incluidos en el Catalogo Urbanístico Municipal de las vigentes NN.SS adaptadas a la LOUA (PGOU_AP_LOUA_NNSS), ya que los declarados Bien de Interés Cultural (BIC) o catalogados por el Catalogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA) serían tutelados directamente por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, según establece la legislación sobre Protección del Patrimonio Histórico Artístico. No obstante, por el principio de colaboración interadministrativa, se atendieron e inspeccionaron en su conjunto todos los inmuebles afectados, promoviendo la adopción de las medidas provisionales de protección para la seguridad pública y el patrimonio oportunas para su inmediata ejecución, en todo caso.

Puede apreciarse, en términos generales, que del conjunto de inmuebles afectados o dañados, el 75% se corresponde con inmuebles incluidos en el ámbito del BIC-Conjunto Histórico de San Fe o sujetos a protección.

Como consecuencia de la primera evaluación rápida y una vez adoptadas las actuaciones urgentes, como se ha referido -las veces por los propios servicios de emergencia-, se procedió seguidamente a incoar los oportunos expedientes de órdenes de ejecución por parte del Ayuntamiento de Santa Fe, en aquellos supuestos en los que los particulares o propietarios de los inmuebles dañados no accedieron, a iniciativa propia y de manera inmediata, a adoptar medidas tendentes a la reparación de sus inmuebles conforme a la obligación que les es inherente, a tenor de lo previsto en los artículos 155 y 158 de la LOUA.

Así, en un primer momento y por los propios servicios técnicos municipales, a la vez que subsistía la situación activa de enjambre y continuaban produciéndose nuevos eventos sísmicos generadores de daños que demandaban una asistencia técnica constante, fueron iniciados inmediatamente, con supervisión y emisión de informes técnicos y jurídicos, del orden de doce expedientes de órdenes de ejecución de entre los inmuebles que resultaron con nivel de clasificación rojo en la evaluación inicial, por concurrir en ellos razones de urgencia inaplazable, necesidad de desalojo de ocupantes y peligro de derrumbe sobre la vía pública o los inmuebles colindantes, entre otros riesgos asociados.

Si bien en dicho contexto, ante la patente escasez de medios municipales para seguir atendiendo la situación activa -a nivel técnico está dotada la plantilla del Área de Urbanismo exclusivamente de dos arquitectos técnicos, uno de ellos además interino-, se acudió al Servicio de Asistencia a Municipios de la Excma. Diputación de Granada, que consecuentemente adoptó la medida de asistir al Ayuntamiento de Santa Fe mediante la contratación de dos funcionarias interinas de refuerzo -arquitecta técnica y TAG- para la asistencia específica en materia de supervisión de inmuebles y emisión de informes, de cara a la incoación de los preceptivos expedientes de órdenes de ejecución o ruina, según procediere, así como seguimiento de estos.

El resultado del trabajo efectuado por dicho servicio hasta la presente, según datos facilitados por el mismo, responde a la incoación de unos setenta expedientes aproximadamente, de los cuales cerca de la mitad contarían con informes técnico y jurídico, tanto para el dictado de las oportunas órdenes de ejecución como para verificación de su cumplimiento, así como, en su caso, declaración de ruina física inminente.

Asimismo, de cada uno de los expedientes incoados sujetos a protección patrimonial -incluidos dentro del ámbito del BIC-Conjunto Histórico, declarados BIC o catalogados indistintamente-, se ha venido dando debida cuenta a la Delegación Territorial en Granada de la Consejería de Cultura, al objeto de que emita la oportuna autorización u otros pronunciamiento que considere oportuno, tal y como determina la vigente legislación sobre Protección del Patrimonio Histórico(...).

No obstante y con independencia de lo anterior, sí quiere hacerse hincapié en la especial casuística que concurre en el Conjunto Histórico de Santa Fe, cuyo parque edificatorio ha resultado mayormente afectado, como se explica a continuación:

Como consecuencia de la primera evaluación rápida de los daños producidos en los inmuebles por los incidentes sísmicos acontecidos, en cuyo dispositivo desplegado para su estimación intervino la técnico que suscribe, y sin perjuicio de la información de detalle que, como se refiere, pueda proporcionar el Servicio de Asistencia a Municipios de la –Excma. Diputación de Granada tras la realización de un examen más exhaustivo de los inmuebles afectados inicialmente evaluados, ha podido constatarse que en la tipología edificatoria del Conjunto Histórico de Santa Fe, que responde esencialmente al sistema tradicional constructivo de muros de carga y pilares de fábrica de ladrillo, forjados intermedios y cubiertas inclinadas de teja, resueltas con estructuras de rollizos de madera ocultas y falsos techos de cañizo que acometen a estas fábricas, la patología predominante ocasionada por el sismo ha consistido en la aparición de grietas generalizadas, con separación y desprendimiento de falsos techos o revestimientos en general, pero de fisuración de dichos muros de carga y de las cabezas de los pilares o pilastras que constituyen las estructuras, provocando la desconexión entre estos y el entramado de madera que los acometen (edificaciones clasificadas con niveles rojo y amarillo), en tanto que dichas estructuras tradicionales han acabado soportando empujes para los que no están diseñados en origen, dando lugar a agrietamientos generalizados e incluso desprendimientos significativos que, en definitiva, han debilitado los inmuebles comprometido su seguridad y estabilidad estructural. Además, dicho efecto nocivo se ha potenciado aún más si cabe, en tanto que muchas de estas edificaciones ya he se encontraban de partida en un estado de conservación deficiente.

Se da la circunstancia de que precisamente este tipo de edificaciones, mayormente protegidas por la legislación sobre Protección del Patrimonio Histórico y, por ende, sometidas a autorizaciones administrativas estrictas que se suelen demorar en el tiempo y a limitaciones en cuanto al alcance de la intervenciones permitidas, a lo que debe unirse une la escasez de recursos económicos de sus propios propietarios para llevar a cabo un mantenimiento diligente, entre otros, vienen soportando una situación de dejadez y abandono, que por otra parte constituye un problema común a otros muchos Conjuntos Históricos y no solo al de Santa Fe, que conlleva se haya presentado una situación de partida muy desfavorable para soportar las acciones eventuales del sismo, y no solo, que también, por razón de estar concebidas constructivamente por sistemas tradicionales impropios para soportarlas.

Por tanto, se hace necesario considerar la necesidad de acometer actuaciones de emergencia de cara a facilitar en lo posible no solo la intervención de restauración/rehabilitación de dichos inmuebles, sino incluso de demolición/sustitución de los mismos, en función de cuánto de comprometida haya quedado su estructura y, por tanto, su seguridad y habitabilidad, con la particularidad de que, en caso de optarse por la reparación, deba atenderse además a la propia exposición al sismo en que quedarían las edificaciones resultantes, que no cumplirían las previsiones de la norma aplicable –recuérdese que la situación de riesgo sísmico y, en particular, de enjambre subsisten tras los recientes episodios puntuales acontecidos y que lo que persigue la norma es precisamente la preservación de la seguridad de las personas en tales supuestos-, toda vez que, a pesar de que con las técnicas disponibles actualmente sería posible la rehabilitación en casi en todos los supuestos, debe sopesarse, si bien, su coste económico en relación con el “límite del deber normal de conservación”, para en el caso de aquellas edificaciones en las que no concurra una especial protección o catalogación, como sería la edificación tradicional predominante en este el entorno histórico cuyo valor esencial precisamente es su trama o traza urbana y no la edificación en sí, a excepción de determinados inmuebles en los que subyace una singularidad y han sido precisamente catalogados o declarados BIC por ello.

Y debe apuntarse ello, pues la vigente normativa de Protección del Patrimonio Histórico establece criterios de protección o conservación referentes a tipologías constructivas y entornos en el sentido de preservar los aspectos estéticos que permitan reconocer los Conjuntos Históricos y, al respecto, el valor del Conjunto Histórico de Santa Fe radica esencialmente en su traza o trama urbana, como se ha indicado, y no en la singularidad de su edificación, con las excepciones oportunas, debiendo ponerse esto último en relación con el grado de afectación de dicha edificación -sus estructuras- por el sismo, máxime cuando han demostrado ya un mal comportamiento frente a este como se ha podido comprobar, en orden a ponderar entre la conveniencia de mantener-rehabilitar o reproducir-sustituir la edificación preexistente afectada.

Por otra parte, ya otro orden de cosas, en cuanto a acciones para recuperación del patrimonio que se hayan adoptado se refiere, sin perjuicio de las órdenes de ejecución en curso o por dictar, respecto de lo cual se remite esta técnico a la información que se pueda proporcionar por el servicio que ha intervenido, se tiene referencia de otras iniciativas adoptadas también por el Ayuntamiento de Santa Fe con objeto de facilitar a los propietarios la reparación de sus inmuebles, como la prestación de asistencia por parte de la empresa municipal EMUSSA y el Área de Secretaría a aquellos particulares cuyas viviendas habituales han resultado dañadas y reúnen los requisitos para acogerse a las ayudas estatales que se contemplan en el Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo, por el que se regulan las subvenciones en atención a determinadas necesidades derivadas de situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica y se establece el procedimiento para su concesión, mediante la tramitación de numerosos expedientes cuyo alcance de daños ha sido evaluado por técnicos contratados por el Ayuntamiento exprofeso para ello, respecto de lo cual, las referidas área o mercantil implicadas podrán informar con mayor detalle, en tanto que es ajeno a la técnico que suscribe.

Respecto estas últimas además, se tiene noticia también de que el propio Ayuntamiento de Santa Fe ha solicitado poder acogerse a dichas ayudas para la reparación de los inmuebles de su propiedad, sin perjuicio de haber acudido asimismo a las aseguradoras o al Consorcio de Seguros, respecto de lo cual podrán informar, como se apunta, las áreas municipales implicadas.

Del mismo modo, se tiene noticia de la existencia de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Santa Fe y Caixabank para ayuda a los damnificados por los terremotos -del tipo línea de crédito parece- y cuyas áreas competentes -Secretaría e Intervención- podrán informar igualmente con más detalle.”

Teniendo en cuenta los antecedentes descritos, se estima oportuno realizar las siguientes

CONSIDERACIONES

Primera.- Esta Institución del Defensor del Pueblo Andaluz ha venido desarrollando una amplia y dilatada labor de atención al eficaz sistema normativo de promoción y protección del patrimonio histórico artístico. Así, en los sucesivos Informes Anuales al Parlamento, al igual que con motivo de la elaboración de los Informes Especiales, la Institución ha querido contribuir al mejor desempeño de las actuaciones de los poderes públicos para la protección y puesta en valor de nuestra riqueza monumental. Todo ello en consonancia con las funciones de protección y tutela de los derechos establecidos en los artículos 44 de la Constitución y 33 y 37.1º.18 del Estatuto de Autonomía en el ámbito de la Cultura.

En el amplio escenario de intervenciones de este tipo, que se producen a lo largo del territorio andaluz, ocupa un lugar preeminente las acciones que posibilitan el efectivo disfrute de nuestro patrimonio cultural gracias a promover su conocimiento y protección.

Además, es conocida la permanente actuación de esta Institución del Defensor del Pueblo Andaluz en relación con numerosas las quejas iniciadas de oficio, o a partir de las iniciativas ciudadanas, que han sido tramitadas ante las autoridades locales y esa misma Delegación Territorial o sus servicios centrales de la Consejería de Cultura. Estas quejas han abordado situaciones de deterioro de los inmuebles, régimen de protección, proyectos o intervenciones de conservación, medidas de ayudas o subvenciones, etc., lo que ha supuesto completar todo un elenco de cuestiones relacionadas con las competencias de la administración cultural.

En esta ocasión debemos centrar nuestra atención ante circunstancias ciertamente complejas, como son las producidas a partir del periodo de movimientos sísmicos en el entorno de la ciudad de Granada y en municipios singulares como Santa Fe, Atarfe o Chauchina comprendidos en la denominada falla de la Vega.

Segunda.- Ciertamente nos encontramos ante una situación que no deja de poner en evidencia, en un nuevo episodio, las características geomorfológicas de la zona que, sobradamente estudiadas por los organismos especializados, señalan a la vega de Granada como zona de especial riesgo sísmico. En base a ello, los organismos consultados nos han remitido el conjunto de mecanismos de prevención y respuesta que se disponen a cargo de las autoridades para afrontar estos delicados retos.

Centrados en los aspectos constructivos y de protección del patrimonio que ocupa la presente queja de oficio, básicamente estos mecanismos de respuesta se encuentran siguiendo las pautas establecidas por los Criterios de Homologación de Planes de Emergencia Municipal, aprobados por la Comisión Permanente de Protección Civil de Andalucía, sobre la base de la legislación vigente y del actual Plan de Emergencia ante el Riesgo Sísmico en Andalucía, así como la Norma de Construcción Sismorresistente Española (NCSE-OZ).

Estos mecanismos de respuesta coordinada deben permitir la organización y los procedimientos de actuación para hacer frente a las emergencias por terremotos, atendiendo a adecuar la coordinación de los medios y recursos técnicos y humanos intervinientes, para mitigar y controlar los posibles daños a las personas, los bienes, el patrimonio histórico y el medio ambiente.

Pues bien, esta labor preventiva, reglada y anticipada ante riesgos tan sólidamente evaluados en la zona, sólo se ha aportado desde la ciudad de Granada, gracias la elaboración y aprobación en 2015 del Plan de Actuación Municipal frente al Riesgo Sísmico (PLAMSIGr). Su objetivo es establecer en el termino municipal de Granada un dispositivo permanente y actualizado de información, previsión, alerta y actuación ante terremotos, con capacidad para proteger a la población amenazada y. en lo posible, evitar o al menos reducir los daños que puedan producir a los bienes y servicios esenciales. Este Plan está dirigido a la protección de las personas, los bienes, el patrimonio y el medio ambiente a través del establecimiento de una estructura orgánica-funcional y de unos procedimientos operativos de urgencia que aseguren la respuesta en las emergencias que se produzcan dentro del territorio de su término municipal y siempre que éstas no sean declaradas de interés supranacional, autonómico o nacional.

Y así, ante la ausencia de estos instrumentos en otros escenarios, destacamos la aportación realizada desde el ayuntamiento de Granada cuando se nos señala que “solo tenemos conocimiento de la redacción y aprobación municipal de 3 Planes de Actuación Municipal en toda Andalucía: Granada capital, Málaga capital y Adra (Almería), no habiéndose fomentado ninguna iniciativa de redacción o estudio, ni por la Diputación de Granada ni por la Delegación Territorial de la Junta de Andalucía, para los pueblos que pudieran estar más atentados en la provincia de Granada, como puede ser: la zona de la Vega y entorno al Área Metropolitana de Granada (Santa Fe, Atarte, Albolote, Maracena, Churriana, etc, etc), o en la zona de Padul, Dúrcal y Valle de Lecrin. o la zona del interior en el entorno de Alhama de Granada y Arenas del Rey, donde ya se han producido y sufrido durante el siglo XX y lo que llevamos del a XXI, repetidos temblores de magnitudes e intensidades elevadas, que han producido innumerables daños materiales”.

A la vista de la información aportada, surge de inmediato la oportunidad de impulsar la elaboración de estos planes de actuación municipal en aquellos supuestos en los que quede acreditada su procedencia.

Tercera.- Por cuanto respecta a la actividad específicamente desplegada por las autoridades en relación al patrimonio histórico, observamos la labor de análisis de la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico respecto de varios elementos en la ciudad de Granada, así como en otros municipios que recabaron la colaboración de sus técnicos. Las actuaciones de análisis de daños se han centrado, a la fecha del informe recibido, en:

-Santa Fe: la Iglesia de la Encarnación y las grietas en las puertas de Sevilla y Loja de entrada al Conjunto Histórico de la ciudad, también de titularidad eclesiástica; y numerosos daños producidos en viviendas particulares del Conjunto Histórico de Santa Fe.

-En Chauchina: Torre de Romilla.

-En la ciudad de Granada: Torre de las Gallinas de la Alhambra, daños en algunos pináculos de la Catedral de Granada, Basílica de Nuestra Señora de las Angustias, Museo Arqueológico y Casa de los Tiros.

Podemos realizar una distribución inicial de esta programación de respuesta ante los daños producidos y es la singular presencia de un patrimonio eclesiástico muy destacado y, de otra parte, la localización de otra serie de daños importantes en el caserío de los entornos históricos de las ciudades, en particular en el caso de Santa Fe.

Y así, se informa de la agilización de las vías de contacto y diálogo que existen habitualmente con los responsables del arzobispado de Granada que deberán desplegar sus trabajos para planificar las actuaciones necesarias en cuanto titulares de ese patrimonio afectado y contando con el apoyo técnico de los profesionales y expertos de Cultura.

Obviamente, la urgencia de la situación creada ha aconsejado acometer acciones de evaluación y cuantificación de manera más prolongada en el tiempo, a lo que se suma la situación de que buena parte de otros daños se han producido en inmuebles particulares que, dotados de protección por su inclusión en los conjuntos históricos urbanos, deben ser atendidos por parte de sus respectivos titulares. Y, en este otro aspecto, se deberán extremar las labores de asistencia y apoyo a estos titulares privados a la hora de afrontar la compleja tarea de atender los daños producidos en sus inmuebles.

Precisamente ante este reto, recordamos la oportuna aportación de los servicios técnicos del ayuntamiento de Santa Fe cuando anticipan la complejidad de estas actuaciones que están sujetas a la normativa patrimonial para el régimen de protección y autorización que se exige para poder realizar las intervenciones de conservación o reparación de este importante conjunto inmobiliario. Unas actuaciones que van a exigir unos niveles técnicos que prevengan futuros incidentes y que, a la vez, garanticen y mantengan los valores arquitectónicos propios del entorno del conjunto histórico.

Estos análisis, que deberán reflejarse en sucesivos proyectos de intervención, deben ser un espacio de asesoramiento y apoyo a cargo de las autoridades municipales y autonómicas para lograr el objetivo de recuperar este patrimonio urbano para sus titulares y el conjunto de la sociedad. La disposición de equipos técnicos de ayuda puede ser una excelente iniciativa para favorecer el cumplimiento de las medidas de conservación y/o rehabilitación que quedan por abordar.

Por otra parte, las informaciones recibidas aluden lógicamente a una labor de control y de seguimiento de otras edificaciones que, si bien en un momento inicial no han presentado amenazas, merecen su atención continuada para conocer su evolución. A lo que le seguirá también la permanente actualización de los programas de reparación o aseguramiento que resulten necesarios.

Cuarta.- A modo de conclusión, el riesgo de terremotos de la zona se pone de manifiesto en momentos como los acaecidos en este fenómeno de enjambre sísmico, evidenciando la necesidad de disponer de mecanismos anticipados de prevención y reacción que deben extenderse a las instancias administrativas que no han elaborado aún planes de actuación de ámbito municipal.

Junto a la preocupación por la seguridad de las personas, bienes y servicios, el patrimonio histórico-artístico también necesita disponer de mecanismos de respuesta que deben elaborarse sumando la particular aportación de esta materia al conjunto de medidas que se incorporan a las labores de respuesta y protección frente a estos fenómenos.

Por cuanto respecta a las intervenciones de respuesta y reparación del patrimonio dañado, confiamos en las labores de apoyo y asistencia de las autoridades culturales a la hora de abordar este complejo proceso de intervenciones para definir las soluciones idóneas para cada supuesto y para promover las líneas de apoyo económico que faciliten esta tarea.

Por todo lo anterior, y de conformidad con lo establecido en el artículo 29, apartado 1, de la Ley 9/1983, de 1 de diciembre, del Defensor del Pueblo Andaluz, se formula:

A la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico en Granada la siguiente

RESOLUCIÓN

RECOMENDACIÓN 1, a fin de que se concluyan las labores de identificación y evaluación de daños en elementos del patrimonio histórico-artístico con motivo del episodio sísmico producido en el entorno de Granada.

RECOMENDACIÓN 2, a fin de planificar el desempeño de las funciones atribuidas a esa Delegación en este complejo momento en el que se pueden acumular intervenciones de la autoridad cultural debido a los trabajos y proyectos que se abordarán en las tareas de reparación.

RECOMENDACIÓN 3, para disponer de medios específicos de apoyo y asesoramiento a los municipios afectados destinados a las acciones de reparación y conservación del caserío dotado con regímenes de protección, en coordinación con las autoridades municipales.

Igualmente al Ayuntamiento de Santa Fe se formula RESOLUCIÓN:

RECOMENDACIÓN 1, a fin de promover la elaboración y aprobación del Plan de Actuación Municipal frente al Riesgo Sísmico.

RECOMENDACIÓN 2, para disponer de medios específicos de apoyo y asesoramiento a la vecindad destinados a las acciones de reparación y conservación del caserío afectado en el conjunto histórico de la localidad, en coordinación con las autoridades culturales autonómicas.

Jesús Maeztu Gregorio de Tejada Defensor del Pueblo Andaluz

Si quiere presentar una queja o una consulta pinche en el siguiente enlace

Escribir un comentario

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Sus datos personales están protegidos.

0 Comentarios

  • Defensor del Menor de Andalucía
  • Otras defensorías
  • Sede electrónica
  • Nuestro compromiso
  • Parlamento de Andalucía