El Defensor

El Defensor del Pueblo Andaluz es una Institución creada para la protección de los derechos y las libertades de los andaluces.

Su intervención es gratuita, sencilla y reservada. Actúa de manera independiente, con transparencia y objetividad.

Contáctanos

Ayuda

Investigamos los posibles daños ambientales provocados tras un deslizamiento de tierras, de gran magnitud, en un talud de la explotación minera de Cobre Las Cruces

Actuación de oficio del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en el expediente 19/0684 dirigida a Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Confederación Hidrográfica del Guadalquivir

RESUMEN DEL RESULTADO (CIERRE DE QUEJA DE OFICIO)

El Defensor del Pueblo Andaluz, tras analizar la información recibida sobre el derrumbe de la Mina Cobre Las Cruces, considera oportuno el archivo del expediente al no apreciar irregularidad en la actuación administrativa.

07-02-2019 APERTURA DE LA QUEJA DE OFICIO

El Defensor del Pueblo Andaluz ha iniciado una actuación de oficio al conocer, a través de los medios de comunicación, que el pasado 23 de enero de 2019 tuvo lugar un deslizamiento de tierras en el talud norte de la corta de la que se extrae material en la explotación minera de Cobre las Cruces, sita entre los términos municipales de Gerena, Guillena y Salteras, en la provincia de Sevilla.

Dicho deslizamiento, según las primeras noticias aparecidas tras el incidente, no habría tenido más que consecuencias materiales, sin consecuencias personales, y tampoco habría supuesto, en principio, daños medioambientales.

Entre los daños materiales se citan la sepultura de dos máquinas que se utilizan en la actividad extractiva por parte de la tierra movida por el deslizamiento, así como una nueva rampa de investigación en la que se estaba trabajando para el proyecto de minería subterránea que tiene la empresa, con el que pretendía prolongar la vida de la explotación.

Con posterioridad a estas primeras noticias han aparecido otras en las que ya se empezaban a mostrar dudas sobre la afección al medio ambiente y al acuífero Niebla-Posadas, que se encuentra en la zona afectada por la mina, que ha podido tener este corrimiento de tierra con posibles daños.

Entre estas noticias figura la denuncia de un grupo ecologista de que este incidente es la cuarta vez que se repite en la misma mina desde mayo de 2008, con distinta gravedad, siendo esta última la de mayor entidad. De hecho, la propia empresa que gestiona el complejo, en el análisis inicial de los motivos del deslizamiento, no descartaba que se hubieran podido causar daños, a la espera de los resultados finales de la evaluación que, con colaboración de una entidad, se estaba haciendo y que podía tardar algunas semanas.

Más recientemente hemos conocido, primero, que esta asociación ecologista había presentado una denuncia por estos hechos en el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), en la Junta de Andalucía y en la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para que se investiguen las causas del derrumbe y por posible afección a la escombrera norte del complejo, además de para que se compruebe si se está cumpliendo con la Declaración de Impacto Ambiental y de una posible afección al acuífero.

Sobre esto último, siempre según las noticias a las que ha tenido acceso esta Institución, la asociación ecologista mantiene que los deslizamientos de tierra sufridos obedecen, en gran medida, a la detracción de millones de metros cúbicos del acuífero, lo que habría dado lugar a la transformación del subsuelo. Así, en una de estas noticias se cita que “Tras el derrumbe la situación es que el terreno sigue moviéndose, según ... que añade que las bombas que gestionan las aguas contaminadas de contacto están enterradas, la planta depuradora permanente está parada por falta de fluido eléctrico y las aguas sin depurar están siendo vertidas al arroyo Garnacha”.

Finalmente, pese a que la empresa responsable del complejo minero insiste en que no hay indicios de daños en el acuífero, la Junta de Andalucía, a través de la Delegación Territorial de Conocimiento y Empleo, ha dictado resolución por la que se suspenden provisionalmente los trabajos de explotación en el complejo minero de Cobre Las Cruces durante un periodo de seis meses, tras el deslizamiento que nos ocupa. Esta decisión se ha tomado tras una inspección de personal técnico del Departamento de Minas y tras concluir que el incidente "compromete gravemente la seguridad de los trabajos, de las instalaciones y de los trabajadores y se procede a proponer la resolución de suspensión provisional de los trabajos en la explotación minera, salvo los necesarios para la estabilización de la zona afectada".

Para esta Institución, de todas estas noticias se desprende que existen dudas más que fundadas sobre posibles daños al acuífero Niebla-Posadas, con motivo del último corrimiento de tierras en el complejo minero, lo que ha generado, además de alarma social debido a la incertidumbre sobre los puestos de trabajo, cierta alarma. Por ello, se ha iniciado una actuación de oficio en la que nos hemos dirigido a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, por vía de colaboración, y a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible para conocer, especialmente, las consecuencias que el deslizamiento de tierras ha tenido en el acuífero y la escombrera norte, así como por el cumplimiento de la Declaración de Impacto Ambiental.

06-04-2020 CIERRE DE LA QUEJA DE OFICIO

De las actuaciones que hemos realizado con los diversos organismos hemos podido conocer lo siguiente:

Respecto de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, a la que nos dirigimos en vía de colaboración, pudimos conocer que la Confederación había dado instrucciones para que se llevaran a cabo los correspondientes muestreos y mediciones de control y contraste respecto de aguas subterráneas y superficiales, en sus vertientes de cantidad y calidad, de tal forma que una vez que se analizaran los datos recabados y se determinara si había habido, o no, afección, se plantearían las medidas a adoptar.

Posteriormente se nos facilitaron las conclusiones de los muestreos y mediciones de control y contraste respecto de aguas subterráneas y superficiales, en sus vertientes de cantidad y calidad, en informe de mayo de 2019, del Servicio de Aguas Subterráneas e Hidrología de la Confederación, que decía: “sobre la evolución de los piezómetros y estaciones de aforo que concluye lo siguiente: De los datos obrantes en nuestro poder y desde el punto de vista cuantitativo de las aguas superficiales y subterráneas, no se concluye que exista afección medioambiental al dominio público hidráulico como consecuencia del derrumbamiento registrado en el talud norte de la corta minera el 23 de enero de 2019”.

También conocimos sendos informes adicionales del Área de Calidad de las Aguas de la Confederación: según el primero, de abril de 2019, no se había constatado que como consecuencia del citado derrumbe “se haya producido afección medioambiental a la calidad de las aguas de dominio público hidráulico (superficiales o subterráneas)”; el segundo, de julio de 2019, concluía que “no existe inconveniente en retomar los planes de vigilancia anteriores al incidente en cuanto a controles paramétricos en aguas superficiales y subterráneas, entendiendo por tanto que era suficiente el control realizado en el marco del Programa de Vigilancia y Control, a excepción del mantenimiento de controles en algunos sondeos de extracción situado en las proximidades del área afectada”.

Recibimos un último informe del Servicio de Hidrología y Aguas Subterráneas, de octubre de 2019, según el cual “se desprende que ya no son necesarias tantas medidas para observar tendencias, pudiéndose por tanto volver a la situación previa al incidente en cuanto a los controles cuantitativos de piezometría y en los arroyos Garnacha, Molinos y Almendreillos”.

En cuanto a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible nos informó que, consultada la Delegación Territorial de la misma en Sevilla, no tenían competencia sobre el acuífero Niebla-Posadas. En cuanto a los posibles daños ambientales concluía, en esencia, que “a la vista de lo informado por Cobre Las Cruces, S.A.U. es posible extraer que no se han producido afecciones sobre las aguas subterráneas, sobre las aguas superficiales, sobre la atmósfera, sobre la flora y la fauna, y tampoco sobre el Dominio Público Marítimo Terrestre (DPMT)”. También nos remitieron informe del Servicio de Protección Ambiental de junio de 2019.

Por último, nos dirigimos a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, como órgano periférico de la Consejería de Hacienda, Industria y Energía, competente en materia de minas, para conocer la información que tuvieran sobre las causas del derrumbe, así como si estaban coordinando actuaciones con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en relación con la Declaración de Impacto Ambiental y el estado de la escombrera norte, así como de posibles daños al acuífero Niebla-Posadas.

En la respuesta de la Secretaría General Provincial de Hacienda, Industria y Energía, de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, nos relataban los antecedentes respecto del citado deslizamiento y las actuaciones seguidas por la Delegación del Gobierno en el marco de sus competencias.

También nos informaba que tras las averiguaciones oportunas, incluida la emisión de informe pericial de un técnico independiente procedente de la universidad, se ha llegado a la conclusión de que “la causa principal del derrumbe ocurrido, ha sido la inestabilidad producida por la presión que el agua ejerce al penetrar en las grietas del terreno. En relación con las conclusiones de los mismos, se han tomado medidas para evitar que se creen nuevas grietas a causa de voladuras y se ha propuesto un plan para el sellado de aquellas que se puedan crear por la morfología del terreno o la propia actividad minera”.

Se nos informó que mediante Orden del Consejero de Hacienda, Industria y Energía, de 10 de julio de 2019, se había levantado la suspensión provisional de los trabajos de explotación dictada en fecha 30 de enero de 2019, tras acontecer el incidente. Ello, “teniendo en cuenta las consideraciones hechas en los informes anteriores e incrementando la seguridad de las personas y las cosas al instalar nuevos equipos para detectar las posibles incidencias, un georradar que detecta los movimientos instantáneos de terrenos, un sismógrafo, así como la extensión de la red de piezómetros, extensores y prismas”.

También nos daban cuenta de que estaban “trabajando para resolver el expediente relativo a la Actualización del Plan de Restauración Ambiental de la Mina Las Cruces, el cual es la garantía para normalizar plenamente e integrar en la Declaración de Impacto Ambiental de la explotación, la zona afectada por el derrumbe”.

Una vez que esta Institución contó con toda esta información entendimos que no eran precisas nuevas actuaciones por nuestra parte, por lo que procedimos al archivo de esta actuación de oficio, aunque trasladamos a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla que confiábamos en que agilizaría en todo lo posible la tramitación del expediente relativo a la actualización del Plan de Restauración Ambiental de esta mina.

Si quiere presentar una queja o una consulta pinche en el siguiente enlace
0 Comentarios
Escribir un comentario

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Sus datos personales están protegidos.

  • Defensor del Menor de Andalucía
  • Otras defensorías
  • Sede electrónica
  • Nuestro compromiso
  • Parlamento de Andalucía