El Defensor

El Defensor del Pueblo Andaluz es una Institución creada para la protección de los derechos y las libertades de los andaluces.

Su intervención es gratuita, sencilla y reservada. Actúa de manera independiente, con transparencia y objetividad.

Contáctanos

Ayuda

Pedimos la retirada de carteles y publicidad sin autorización en los espacios públicos

Actuación de oficio del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en el expediente 15/4136 dirigida a Municipios andaluces de más de 50.000 habitantes

RESUMEN DEL RESULTADO (CIERRE DE QUEJA DE OFICIO)

El Defensor del Pueblo Andaluz, con la redacción del informe con las respuestas recibidas, ha valorado las mismas y con sus conclusiones ha redactado un informe que ha remitido a todos los Ayuntamientos de Andalucía.

07-09-2015 APERTURA DE LA QUEJA DE OFICIO

El Defensor del Pueblo Andaluz ha iniciado una actuación de oficio ante los municipios andaluces de más de 50.000 habitantes a fin de que adopten las medidas legales oportunas para ordenar la retirada inmediata de todas las instalaciones que ocupen el espacio público sin contar con autorización alguna y que, de alguna manera, limiten y/o dificulten el uso y disfrute del espacio peatonal ya que, a veces, suponen un riesgo para los desplazamientos peatonales y, con frecuencia, implican una vulneración de las normas de accesibilidad.

Para el Defensor del Pueblo Andaluz, en caso de mantenerse una actitud pasiva por parte de los responsables municipales, en la mayoría de los municipios se terminará agravando seriamente el deterioro, en términos de funcionalidad y accesibilidad, que está teniendo ya el espacio público peatonal de nuestras ciudades como consecuencia de la diversidad de instalaciones y mobiliario urbano que, sin criterio adecuado y la mayoría de las veces de forma ilegal, se está instalando en estos espacios.

 

El Defensor del Pueblo Andaluz ha iniciado una actuación de oficio cuando hemos conocido, por distintas noticias que se están publicando en los medios de comunicación, las extralimitaciones en las que, diversos establecimientos de hostelería, incurren en lo que concierne a la instalación, en los espacios peatonales, de mesas, sillas, veladores, carteles, etc., en distintas ciudades de nuestra Comunidad Autónoma.

Este problema ha sido objeto de tratamiento, entre otras cuestiones, en nuestro reciente Informe Especial al Parlamento de Andalucía con título “Seguridad, Accesibilidad y Calidad Ambiental en los Espacios Urbanos Peatonales de las ciudades andaluzas”, todavía pendiente de debate en la Comisión correspondiente del Parlamento. En el mismo hacíamos unas valoraciones y una serie de Recomendaciones a fin de garantizar que nuestro espacio público peatonal reúna los mencionados requisitos y se impida su usurpación que, en la práctica se está realizando, con motivo de estas extralimitaciones, cuando no de su ocupación sin autorización previa.

A la vista de tales hechos, hemos decidido iniciar una actuación de oficio en la que nos hemos dirigido a los Ayuntamientos andaluces de más de 50.000 habitantes a los que hemos trasladado nuestras consideraciones pues, con independencia de las medidas que los Ayuntamientos decidan adoptar en relación con este asunto, queremos hacerles llegar que venimos observando, desde hace tiempo y con una extraordinaria frecuencia, que locales de negocio, con independencia de la actividad a que se dediquen, vienen instalando, suponemos -en la inmensa mayoría de los casos por su inadecuada ubicación- sin autorización alguna, carteles anunciadores consistentes en soportes o atriles de gran tamaño en los que se publicitan bienes y/o servicios que se ofertan en el local y que suponen, según los casos, un obstáculo, un riesgo y, en todo caso, generan molestias para las personas que transitan por las aceras y otros espacios públicos peatonales.

A veces, estas instalaciones, por su colocación junto a otras existentes, como terrazas, kioscos, mobiliario urbano, etc., o por la estrechez del espacio en las que se instalan, suponen un obstáculo serio para el desplazamiento de personas con movilidad reducida e, insistimos, una incomodidad para el tránsito peatonal. Otras veces, los vemos situados en mitad de una acera, junto a un paso de peatones o en otros lugares donde, además de que estéticamente suponen un claro elemento de contaminación visual, suponen un riesgo serio para las personas invidentes e imponen que las personas que se desplazan a pie tengan que “sortearlos” para continuar su rumbo.

Al principio eran unos pocos los que se atrevían a invadir el espacio público peatonal con tales instalaciones pero, ahora, son centenares y cada vez, por doquier, surgen en una carrera anunciadora, que parece que no tiene fin, para atraer a los posibles usuarios y consumidores a la adquisición o consumo de los de bienes y servicios que ofertan.

Pues bien, llama la atención que tales actuaciones que suponemos, insistimos, que en ningún caso están autorizadas porque basta conocer las normativa de accesibilidad para comprender su incompatibilidad con ésta (Decreto 293/2009, de 7 de julio, por el que se aprueba el Reglamento que regula las normas para la accesibilidad en las infraestructuras, el urbanismo, la edificación y el transporte en Andalucía), se llevan a cabo con una, al menos aparente, absoluta pasividad por parte de quienes deben garantizar que el espacio publico de uso general no sufra otras limitaciones que las derivadas de la autorización administrativa de su ocupación.

¿Como es posible, por ejemplo, que en nuestras ciudades infinidad de estas instalaciones hayan invadido, en muchos casos privando al espacio peatonal de la garantía de accesibilidad y en todo caso restando calidad a la hora de facilitar los desplazamientos, sin que hasta la fecha no se hayan adoptado medidas para impedir estas acciones?. Son preguntas que nos hacemos en el día a día cuando transitamos por nuestras ciudades y sobre las que no obtenemos otra respuesta, en principio, que la pasividad de los gobiernos locales ante la usurpación fáctica del espacio público peatonal.

A la vista de tales hechos y teniendo en cuenta que los desplazamientos peatonales es un pilar básico del modelo de movilidad sostenible por el que deben apostar todas las ciudades y que exige que todos los espacios respondan a unos adecuados estándares de seguridad, accesibilidad y calidad, hemos formulado a las citadas Alcaldías-Presidencia Recomendación para que, sin perjuicio de regular, legalmente:

1. A la mayor brevedad posible se adopten medidas para ordenar la retirada inmediata de todas las instalaciones de esta naturaleza que estén ocupando el espacio público sin contar con autorización alguna y que, de alguna manera, limitan y/o dificultan el uso y disfrute del espacio peatonal y que, a veces, suponen un riesgo para los desplazamientos peatonales y, con frecuencia, implican una vulneración de las normas de accesibilidad.

2. Que, en caso de incumplimiento, al tratarse de ocupaciones de hecho del dominio público destinado a un uso general de la población que, en muchos supuestos, suponen una vulneración de las normas citadas, se proceda por el Ayuntamiento, previos los trámites legales oportunos, a su retirada por ejecución subsidiaria.

Esta resolución la hemos enviado a todos los municipios andaluces de más de 50.000 habitantes desde el convencimiento de que, si continúa manteniéndose esta actitud pasiva por parte de los responsables municipales, en la mayoría de los municipios se terminará agravando seriamente el deterioro, en términos de funcionalidad y accesibilidad, que está teniendo ya el espacio público peatonal de nuestras ciudades como consecuencia de la diversidad de instalaciones y mobiliario urbano que, sin criterio adecuado, la mayoría de las veces de forma ilegal, se está instalando en estos espacios.

12-01-2017 CIERRE DE LA QUEJA DE OFICIO

El Defensor del Pueblo Andaluz, con la redacción del informe con las respuestas recibidas, ha valorado las mismas y con sus conclusiones ha redactado un informe que ha remitido a todos los Ayuntamientos de Andalucía.

El Defensor del Pueblo Andaluz inició una actuación de oficio ante los municipios andaluces de más de 50.000 habitantes a fin de que adopten las medidas legales oportunas para ordenar la retirada inmediata de todas las instalaciones que ocupen el espacio público sin contar con autorización alguna y que, de alguna manera, limiten y/o dificulten el uso y disfrute del espacio peatonal ya que, a veces, suponen un riesgo para los desplazamientos peatonales y, con frecuencia, implican una vulneración de las normas de accesibilidad.

También iniciamos de oficio la queja 15/1813 ante la usurpación del espacio público peatonal (entre otras y sólo a título de ejemplo, instalación, sin autorización o excediéndose de ella, de terrazas y veladores; instalaciones ilegales de kioscos, cartelería o inadecuada ubicación de mobiliario urbano y, de manera singular, la invasión de aceras y otros espacios peatonales por vehículos indebidamente estacionados), inició esta actuación de oficio en la que sugerimos a todos los Ayuntamientos de Andalucía de más de 10.000 habitantes que incluyan en sus planes de inspección una específica destinada a terminar con estas conductas incívicas que generan riesgos para la seguridad vial de peatones y conductores, obstáculos para la seguridad y negativas consecuencias en la conservación del espacio público peatonal.

Se trata de dos conductas incívicas, relativamente fáciles de erradicar y que, sin embargo, cada vez están más presentes en nuestras ciudades: de un lado, el estacionamiento ilegal de vehículos sobre aceras, pasos de cebra, parterres, jardines, etc. y, de otro, las instalaciones sin criterio y por doquier, de carteles publicitarios en soportes verticales, trípodes, etc.

Ambas conductas afectan directamente a la accesibilidad del espacio peatonal, a su movilidad en itinerarios seguros y a la calidad ambiental de estos espacios. Al mismo tiempo, generan una importante contaminación visual de las perspectivas de calles, de los inmuebles y, singularmente, de los que son relevantes desde una perspectiva cultural.

De acuerdo con ello y considerando que la lucha contra tales conductas no supone un coste económico para los gobiernos locales, hemos propuesto, en el informe que hemos redactado con las respuestas que nos han facilitado los ayuntamientos a los que nos dirigimos, la adopción de una serie de medidas que han tenido una buena acogida por parte de los Ayuntamientos.

Esperamos que su puesta en marcha permita erradicar de las calles y plazas de nuestras ciudades unos hechos que efectivamente inciden muy negativamente en la accesibilidad, la seguridad y la calidad ambiental del espacio peatonal.

Informe defnitivo

Si quiere presentar una queja o una consulta pinche en el siguiente enlace

0 Comentarios

Escribir un comentario

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Sus datos personales están protegidos.

  • Defensor del Menor de Andalucía
  • Otras defensorías
  • Sede electrónica
  • Nuestro compromiso
  • Parlamento de Andalucía