El Defensor

El Defensor del Pueblo Andaluz es una Institución creada para la protección de los derechos y las libertades de los andaluces.

Su intervención es gratuita, sencilla y reservada. Actúa de manera independiente, con transparencia y objetividad.

Contáctanos

Ayuda

Nos dirigimos a las administraciones para que cumplan con las recomendaciones de la Sociedad Española de Epidemiología para el Campo de Gibraltar

Resolución del Defensor del Pueblo Andaluz formulada en la queja 10/3859 dirigida a Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

El Defensor del Pueblo Andaluz formula Resolución a la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y a la Viceconsejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, para que se dé cumplimiento efectivo a las recomendaciones contenidas en el Dictamen evacuado por la Sociedad Española de Epidemiología, por encargo del Defensor del Pueblo Andaluz, en relación con el exceso de mortalidad y morbilidad detectado en varias investigaciones en el Campo de Gibraltar.

ANTECEDENTES

1. El presente expediente de queja surge como resultado del escrito de denuncia que, con fecha 05.08.2010, hicieran llegar a esta Institución la Plataforma de Ciudadanos Rodeados por las Fábricas, la Asociación Gaditana para la Defensa y Estudio de la Naturaleza, Verdemar Ecologistas en Acción y Greenpeace España.

En dicho escrito, los grupos anteriormente mencionados presentaban queja formal contra la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía por lo que calificaban de “dejadez de funciones y omisión de socorro con la que dicha administración lleva actuando desde hace años contra los ciudadanos del Campo de Gibraltar”, concretando su denuncia en la negativa de la Consejería de Salud a realizar un estudio epidemiológico en la zona que contemplase un “estudio de causalidad” capaz de demostrar las causas de la “crisis de salud pública” que, a su juicio, venía sufriendo la población de la zona y que se concretaban en una mayor mortalidad e índices de patologías tumorales por encima de la media nacional.

2. La presentación en 2010 de este escrito de queja recabando la intervención del Defensor del Pueblo Andaluz en relación a la situación de salud pública existente en la zona del Campo de Gibraltar, no supuso sino un hito más en la sucesión de intervenciones que esta Institución viene desarrollando desde hace años en torno a una problemática que, pese a sus connotaciones esencialmente sanitarias y ambientales, se ha revelado desde el principio como un asunto de gran trascendencia social y política, al poner de manifiesto la existencia entre la población campogibraltareña de una percepción y un temor, hondamente enraizados en la conciencia popular, de encontrarse en una situación de riesgo sanitario como consecuencia de la proliferación en la zona de instalaciones industriales potencialmente contaminantes. Un temor al que no han sabido dar una respuesta adecuada las administraciones y los responsables públicos de la zona.

Y es precisamente esa ausencia o insuficiencia de las respuestas ofrecidas desde los poderes públicos ante las inquietudes y temores manifestados por diversos colectivos sociales del Campo de Gibraltar, el elemento determinante, a nuestro juicio, en la recurrente petición a esta Institución de una intervención en relación a esta problemática.

Unas peticiones que han obtenido respuesta desde esta Institución mediante la tramitación de diversos expedientes de queja y la realización de diversas actuaciones ante las Administraciones competentes, de las que a continuación reseñaremos las más relevantes:

3. Merece ser destacada a estos efectos la petición cursada en enero de 1999 por una representante de la Asociación (...), que dio lugar a la tramitación del expediente de queja 99/243.

En el escrito de queja la Asociación promotora exponía que, como consecuencia de la existencia en el Campo de Gibraltar de uno de los mayores complejos industriales del Estado, se venían produciendo vertidos y emisiones-inmisiones a la atmósfera y en las viviendas de poblaciones de la zona, (Puente Mayorga, Guadarranque, etc.).

Además, se añadía que, como consecuencia de la existencia y funcionamiento del complejo industrial, la sanidad ambiental de la zona se veía afectada, existiendo una alarma social generada por la existencia de estudios estadísticos que demostraban los elevados indices de enfermedades cancerígenas en la Comarca, lo que unido a las frecuentes afecciones pulmonares de los habitantes de la misma, contribuía a acrecentar la preocupación de la población.

Según manifestaba la persona promotora de la queja, en 1997-1998 habían solicitado de la Delegación Provincial de la Consejería de Salud la elaboración de un estudio/informe epidemiológico, sin que dicha petición hubiera obtenido respuesta.

La tramitación de esta queja se sustanció, fundamentalmente, ante las Consejerías de Salud y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y concluyó con el dictado por esta Institución de una Resolución en la que se incluían sendas Recomendaciones instando a :

  • La constitución de un Consorcio para la gestión integral y sostenible del Complejo Industrial del Campo de Gibraltar, con participación en el mismo de las entidades representativas de los sectores de la sociedad civil que pudieran ostentar la condición de interesados por incluir en su ámbito de actuación la defensa y promoción de intereses legítimos colectivos y sectoriales.

  • El establecimiento por la Consejería de Salud, en coordinación con la Consejería de Medio Ambiente y el Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo, de un Plan de Vigilancia Epidemiológica de la población más expuesta a las emisiones e inmisiones de las industrias ubicadas en la zona.

Pueden ver el texto completo de esta resolución en el siguiente enlace

http://www.defensordelpuebloandaluz.es/sites/default/files/queja_99-0243...

Las respuestas recibidas de las Administraciones interpeladas en relación a estas Recomendaciones quedan perfectamente resumidas en el escrito evacuado por la Delegación en Cádiz de la Consejería de Gobernación en diciembre de 2001, en el que se señalaba lo siguiente:

"1°.- Por cuanto se refiere a la creación de un Consorcio para la gestión integral y sostenible del complejo industrial del Campo de Gibraltar, con participación en el mismo de las entidades representativas de los sectores de la sociedad civil que pudieran ostentar la condición de interesados, por incluir en su ámbito de actuación la defensa y promoción de intereses legítimos colectivos y sectoriales, le comunico que la Junta de Andalucía ya ha puesto en marcha el Plan de Calidad Ambiental del Campo de Gibraltar, que afecta a los municipios de Algeciras, Los Barrios, La Línea y San Roque, y cuyos objetivos son:

 Diseñar y ejecutar un Plan de Acción para el Campo de Gibraltar de forma coordinada entre las Administraciones competentes y los agentes económicos implicados, con respaldo científico, consenso social y credibilidad ciudadana.

 Mejorar la calidad de las aguas, del aire y de los suelos, cumpliendo los estándares ambientales existentes, y hacer sostenible ahora y en el futuro la actividad económica del Campo de Gibraltar.

 Prevenir y reducir la contaminación del Campo de Gibraltar para conseguir niveles adecuados de calidad ambiental, salubridad y conservación de los ecosistemas, así como la recuperación de áreas degradadas.

 Informar a los ciudadanos de modo transparente sobre las condiciones ambientales de su entorno y obtener su credibilidad en la mejora de las condiciones ambientales en que viven.

2º.- Por lo que respecta a la elaboración de un plan de vigilancia epidemiológica, debo igualmente manifestarle que el propio Plan de Calidad Ambiental, además de contemplar medidas para mejorar la calidad de las aguas, del aire y de los suelos, y para prevenir y reducir la contaminación, prevé específicamente la realización de un Estudio Epidemiológico, que será asumido por la Consejería de Salud."

Esta respuesta dio lugar al archivo del expediente de queja por esta Institución al constatarse, por un lado, que la negativa de las Administraciones implicadas a la creación del Consorcio propuesto por esta Institución venía atemperada por la promesa de incluir dentro del Plan de Calidad Ambiental del Campo de Gibraltar de un Plan de Acción para la zona en cuyo diseño y ejecución estaba previsto que participaran de forma coordinada “las Administraciones competentes y los agentes económicos implicados, con respaldo científico, consenso social y credibilidad ciudadana”.

Por otro lado, se nos ofrecía el compromiso de la Administración de elaborar el solicitado informe epidemiológico. Compromiso que desde esta Institución asumimos como cierto, aunque fue recibido con notorio escepticismo por parte de la Asociación ecologista promotora de la queja.

4. Entre los años 2001 y 2010 distintas asociaciones ecologistas y colectivos sociales del Campo de Gibraltar denunciaron en reiteradas ocasiones lo que consideraban un incumplimiento por parte de la Junta de Andalucía de los compromisos asumidos con ocasión de la tramitación de la queja 99/243, en particular por lo que se refiere a la elaboración de un informe epidemiológico para conocer las causas del exceso de mortalidad y morbilidad que detectaban en la zona diversos estudios e informes.

Antes estas denuncias, la Administración de la Junta de Andalucía, en particular la Consejería competente en materia de Salud, aducía como prueba del cumplimiento de sus compromisos la realización durante estos años de diversos estudios sobre mortalidad en los municipios de la zona y sobre salud y sus determinantes por parte de la Escuela Andaluza de Salud Pública, así como la realización de otros estudios en colaboración con la Universidad de Granada y la creación tanto del Registro del Cáncer en Andalucía, como del Observatorio de Salud Ambiental con sede en Algeciras.

El desencuentro entre las partes condujo a la presentación por diversas asociaciones ecologistas del escrito que dio lugar al presente expediente de queja 10/3859, como señalábamos al inicio de esta exposición, y del que, a continuación detallamos sus principales actuaciones:

4.a) En el escrito de queja se exponían las características del área urbana e industrial del Campo de Gibraltar, de la que destacaban el Polígono Industrial como principal agente contaminante del entorno y causa determinante de los elevados índices de mortalidad y de patologías tumorales superiores a la media nacional, motivo por el cual, indicaban que se habían dirigido a la Consejería de Salud en demanda de un Estudio Epidemiológico que contemplase un Estudio de Causalidad que demostrase cuáles eran las causas de lo que denominaban "crisis de salud pública en el Campo de Gibraltar". En apoyo de sus pretensiones se argumentaba lo siguiente:

1. En el Atlas de Mortalidad de pequeñas comarcas de España, publicada Catedrático de la Unidada Pampeu Fabra de Barcelona y epidemiólogo Joan Benach, se demuestra que en la Comarca del Campo de Gibraltar existen evidencias y datos alarmantes que apuntan a un mal estado de salud de la población. Concretamente los datos revelan que en esta Comarca la esperanza de vida es de 20 años menos que en algunas comarcas del norte del estado español, así como que los índices de todo tipo de cánceres y patologías tumorales, así como la mortalidad en la Comarca son mucho más elevadas que en el resto de Andalucía y del Estado Español.

2. En segundo lugar en Mayo del 2005 el CSIC (Centro Superior de Investigación Científicas), detectó en la Comarca unos valores de contaminación peligrosos y arriesgados para la salud humana procedentes de las industrias, por lo que recomendó a la Junta a realizar un Estudio Epidemiológico general en la Comarca del Campo de Gibraltar y determinar el Benceno en el plasma Sanguíneo y el Níquel en la orina.

3. Un nuevo estudio epidemiológico llevado a cabo en 14 ciudades españolas, cuyo coordinador es el Sr. Ferrán Ballester, investigador de la unidad de epidemiología y estadística de la Escola Valenciana de Estudios por la salud de la Generalitat Valenciana y publicado en septiembre, demuestra la asociación entre la presencia de determinadas sustancias tóxicas en el ambiente, con problemas coronarios o vasculares a corto plazo y cáncer de pulmón.

4. El proyecto Emecas refleja los efectos a corto plazo, no obstante, existen otros estudios que analizan la exposición a la polución a largo plazo, es el caso que coordina Arden Pope, un epidemiólogo de la Universidad de Brigham Young, responsable del II Estudio de Prevención del Cáncer que desde 1982 sigue el estado de salud de más de un millón de adultos en EE.UU. En 2002 se hizo público el resultado del seguimiento de 500.000 personas de 151 áreas metropolitanas.

5. Los datos arrojados por SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica), demostró nuevamente la relación entre contaminación y salud. Pilar Cebollero, especialista adjunta del Servicio de Neumología del Hospital pamplonés Virgen del Camino y coordinadora del grupo que ha realizado este trabajo, afirma que la contaminación de la atmósfera incide en la aparición de agravamiento de la patología respiratoria, estando detrás el auge del asma y la bronquitis crónica. La contaminación según la experta provoca el triple de muertos que la carretera y casi diez veces más víctimas que los accidentes laborales. Solicita a los gobiernos que deben trabajar en el ámbito de la prevención.

6. Un informe publicado por el Observatorio de la Sostenibilidad de España (OSE), un ente creado por el Ministerio de Medio Ambiente, la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid) y la Fundación Biodiversidad, concluyó en lo que respecta a la comarca del Campo de Gibraltar, que 7 de los 53 municipios más perniciosos para la salud en España, se encuentran en Andalucía, y de estos 7, lamentablemente 2 están en la Comarca del Campo de Gibraltar, siendo los municipios de Los Barrios y San Roque. En el informe se advierte que las emisiones de óxido de carbono, partículas en suspensión, óxidos de nitrógeno, amoniaco, arsénico, cadmio y cromo, procedentes de las industrias energéticas y químicas suponen un alto riesgo para que sus habitantes padezcan "cáncer de pulmón y de pleura", relacionando estas emisiones contaminantes con la salud pública de estos ciudadanos. Según este informe el Ministerio de Medio Ambiente confirmó que este estudio demuestra una "correlación más o menos directa" entre la industria con emisiones excesivas y la mala calidad de la salud de los que residen junto a las factorías. De hecho, como media, "se estima que los casos de cáncer se elevan en estas poblaciones entre un 12 y 15% a causa de la exposición constante a contaminantes".

7. Todos estos estudios los ratifica el Instituto Carlos III, dependiente del Ministerio de Salud, con la publicación de un nuevo Atlas de Mortalidad, que afirma que en la Comarca del Campo de Gibraltar tenemos una incidencia de cáncer mucho mayor que en el resto del Estado Español, así como que los índices de mortalidad están por encima de la media nacional.

8. Tras una denuncia de este caso, por parte de dicho movimiento asociativo ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, con la pretensión de que desde este estamento se instara a la Consejería de Salud a realizar el Estudio Epidemiológico; este debatió el asunto el pasado 26 de Abril del 2010, calificando de justificable la alarma social sufrida en la comarca, reconociendo la mayor incidencia de mortalidad y cáncer en la zona. El Parlamento Europeo ha resuelto que va a remitir escrito a las administraciones competentes (Consejería de Salud -Junta de Andalucía), la necesidad de que realice un Estudio Epidemiológico que contemple un Estudio de Causalidad.

9. Ante todos estos estudios que ratifican que el Campo de Gibraltar sufre una Crisis de Salud Pública Crónica Severa, por parte de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, se sigue negando a los ciudadanos del Campo de Gibraltar un Estudio Epidemiológico y de Causalidad, que relacione causas-efectos, y demuestre los motivos por los cuales existe una mayor incidencia de mortalidad y patologías tumorales; como Instrumento para tomar medidas para minimizar y solucionar esta Crisis de Salud en los ciudadanos ”

4.b) Solicitado el preceptivo informe a la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en septiembre de 2010, se nos respondió por la misma -tras un prolongado silencio y ante la insistencia de esta Institución- ya en julio de 2011 mediante un escrito comprensivo de lo siguiente:

Desde la Consejería de Salud, como Administración responsable en materia sanitaria en la Comunidad Autónoma de Andalucía, venimos planificando con criterios científicos y rigurosos, las distintas actuaciones que en epidemiología y salud pública son necesarias para conocer los factores que pueden incidir en la salud general de la población de cualquier territorio de Andalucía.

En el caso concreto de la zona del Campo de Gibraltar, venimos actuando con una serie de estudios precisos, a fin de conocer la situación en cuanto a patrones, factores de riesgo o incidencia de las características epidemiológicas.

Estos estudios se han centrado, especialmente, en conocer las causas y los determinantes de la salud que, durante los últimos años, han podido estar relacionados con la mortalidad observada y la percepción de salud del área del Campo de Gibraltar, respecto a otras zonas de Andalucía o de España y, también, la posible exposición de la población residente, en esos municipios, a contaminantes ambientales.

Los estudios realizados hasta ahora, abordan las siguientes materias:

Estudios de mortalidad en los municipios del Campo de Gibraltar, de periodo 1975-2000, realizados por la Escuela Andaluza de Salud Pública en 2004, con la finalidad de calcular las tasas ajustadas por edad, para todas las causas especificas por sexo y por tendencia del municipio. De este estudio se concluyó que la mortalidad en el Campo de Gibraltar, en cuanto a las causas, tiene un patrón similar al resto de Andalucía y del Estado situándose, enfermedades cardiovasculares y procesos oncológicos, como las principales causas de mortalidad.

Los resultados sugieren también, que no existe un patrón de mortalidad relacionado con una posible hipótesis de origen medioambiental y las variaciones en los patrones de mortalidad, entre hombres y mujeres, va también en contra de una hipótesis medioambiental.

Estudio sobre la situación de salud y su determinante realizado por la Escuela Andaluza de Salud Pública en el año 2004. El objetivo del estudio era conocer el estado de salud percibida, estimando la prevalencia de los principales problemas de salud, consumo de medicamentos, tabaquismo, alcohol, sobrepeso, obesidad, actividad física y seguridad vial. El resultado de dicho estudio fue que, en la actualidad, los principales determinantes de salud como por ejemplo el tabaquismo, la seguridad vial o la obesidad, a los que se puede atribuir la mayor parte de las causas de muerte observada y el exceso de mortalidad, en el pasado reciente, en la provincia de Cádiz y en el Campo Gibraltar, da lugar a enfermedades del corazón, a arterioesclerosis, accidentes de tráfico y cáncer de pulmón, y que se encuentran en una situación igual o mejor que la del resto de Andalucía.

Estudio sobre prevalencia de alergia en la población infantil del Campo de Gibraltar. Realizado por un grupo de investigación del área sanitaria, y cuyo objetivo era conocer en niños y jóvenes la prevalencia de asma, rinitis alérgica y eczemas. Estudio de la exposición a metales pesados de la población residente en el Campo de Gibraltar. Realizado por la Escuela Andaluza de Salud Pública y la Universidad de Granada. El objetivo del estudio era determinar el nivel de exposición a metales pesados de la población del Campo de Gibraltar. Los metales pesados podrían ser relacionados con las hipótesis medioambientales en relación con la industria presente en el Campo de Gibraltar.

Asimismo se han realizado otros dos estudios como han sido:

Exposición a benceno, tolueno, etilbenceno y xileno, en la población expuesta a fuentes industriales.

Estudio de las patologías relacionadas con la exposición crónica a benceno.

Por otra parte, la Consejería de Salud, en el contexto de la creación del Registro de Cáncer de Andalucía, puso en marcha el registro poblacional de cáncer de la provincia de Cádiz, a fin de potenciar la vigilancia e investigación epidemiológica sobre el cáncer, analizando de manera continua el comportamiento de la enfermedad y sus determinantes. Sus objetivos fundamentales son:

- Conocer la incidencia del cáncer en la población de la provincia de Cádiz.

- Hacer un seguimiento de las tendencias temporales y la distribución geográfica de los distintos tipos de cáncer.

- Identificar los grupos de población con mayor riesgo de padecer la enfermedad. Fomentar y realizar investigación epidemiológica así como facilitar la investigación básica y clínica sobre cáncer.

- Promover la difusión de la información epidemiológica, relevante para la prevención de! cáncer.

- Facilitar información que mejore la planificación de servicios y la evaluación de actividades para la prevención y atención al cáncer.

Posteriormente a la puesta en marcha del registro poblacional de cáncer en la provincia de Cádiz, se creó también el Observatorio de Salud Ambiental con sede en Algeciras y que tiene entre sus objetivos potenciar el análisis y la investigación epidemiológica sobre riesgos ambientales y sus potenciales efectos sobre la salud en Andalucía.

Por último, hacer referencia al Seminario sobre estudios epidemiológicos en el Suroeste Español y Zonas Industrializadas de Andalucía, que se celebró en diciembre de 2007 en Algeciras y en el que participaron entre otras instituciones:

- Universidad de Cádiz

- Universidad de Huelva

- Universidad Pompeu Fabra de Barcelona

- Universidad de Aveiro de Portugal.

- Consejería de Salud.

- Consejería de Medio Ambiente

- Consejo Superior de Investigaciones Científicas

- Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental. Barcelona.

- Centro Nacional de Epidemiología Instituto Carlos III.

- Instituto de Estadística de Andalucía.

- Escuela Andaluza de Salud Pública.

- Registro de Cáncer de Andalucía.

El desarrollo de dicho Seminario permitió la elaboración de un conjunto de conclusiones que han servido para conocer con mayor precisión las causas de la mortalidad en las zonas motivo de la investigación y estudio, es decir las zonas más industrializadas de nuestra Comunidad y que confirman que la mortalidad en estas zonas se corresponde con el actual patrón del resto del país, es decir, enfermedades cardiovasculares y cáncer. Asimismo entre las conclusiones se evidencia que hay una tendencia decreciente de la mortalidad general en los municipios de las provincias de Cádiz, Sevilla y Huelva y que la mortalidad en edades jóvenes sigue una descendente y convergente con las tasas españolas.

El Gobierno Andaluz por tanto, y específicamente la Consejería de Salud ha realizado con la metodología adecuada para conocer las relaciones entre los patrones de mortalidad o de patologías y las posibles influencias de los factores ambientales en diversas zonas de Andalucía y en concreto en el área geográfica del Campo de Gibraltar.

Destacar también otros trabajos que permiten conocer datos precisos sobre la situación de salud y de mortalidad en nuestra Comunidad como son:

- Encuestas Andaluzas de Salud, realizadas con carácter cuatrienal por la Escuela Andaluza de Salud Pública, con el objetivo de conocer la situación de salud y sus determinantes, en cada una de las provincias y en el conjunto de Andalucía, a fin de conocer el estado de salud percibida, estimar la prevalencia de los principales problemas de salud, la prevalencia del consumo de medicamentos y del tabaquismo...etc,

- Atlas de mortalidad de las capitales de provincia de Andalucía (1992-2002), editado por la escuela Andaluza de Salud Pública y la Consejería de Salud.

- Atlas de mortalidad de los municipios de Andalucía (1981-2005), editado igualmente por la Escuela Andaluza de Salud Pública y la Consejería de Salud, abarcando un período de 25 años y que incluye un estudio de la tendencia de las tasas específicas-por grupos de edad- de mortalidad general y por causas en todos los municipios de Andalucía desde 1981, así como la identificación de los municipios andaluces que tengan tasas especificas de mortalidad, superiores, iguales e inferiores a las de España durante el periodo, tanto para la mortalidad general como para el conjunto de causas seleccionadas.”

5. Trasladado el informe recibido a las asociaciones promotoras del presente expediente de queja, por parte de las mismas se nos remitió un prolijo escrito de alegaciones en el que dejaban claramente de manifiesto su profunda “oposición y disconformidad” con las afirmaciones sostenidas por la Administración en el informe evacuado, valorando la respuesta de la Consejería de Salud como “contraria a los mas elementales criterios de objetividad y de base científica”.

El documento de alegaciones comenzaba con una introducción en la que se contextualizaba la problemática existente en la zona con una amplia referencia a datos que, a su juicio, acreditaban la incidencia del complejo industrial ubicado en la zona en la situación de salud ambiental del territorio, con especial referencia al efecto acumulativo derivado de la suma de emisiones y vertidos contaminantes producidos por las diferentes industrias, destacando las dimanantes de la refinería de la empresa CEPSA. Las cifras y datos recogidos les llevaban a concluir que “la contaminación es un problema de primer orden, por lo que es imprescindible corregir estas graves deficiencias y frenar la instalación de nuevas plantas de este tipo en la zona si no garantizan que no contribuirán a empeorar la situación

Asimismo, se ofrecían datos extraídos de diversos informes y documentos sobre la potencial incidencia de esta contaminación en el deterioro de la salud pública que, según señalaban, era constatable entre la población de la zona.

En base a estos antecedentes se rebatía, punto por punto, el informe evacuado por la Consejería de Salud utilizando a tal efecto el contenido y los datos procedentes de diversos estudios e investigaciones, en particular los utilizados por la propia Administración como base argumental en su informe.

El escrito de alegaciones finalizaba con la siguiente Conclusión Final:

La crisis crónica de salud pública y la necesidad de un estudio que determine la influencia industrial, tiene respaldo científico de las más diversas entidades.

Sin embargo, el Gobierno andaluz no da respuestas a esta demanda ciudadana histórica. La retahíla de la Junta de Andalucía es constante: afirman sin criterio que existen seis estudios epidemiológicos, y que no existe relación entre el deterioro de la salud con los factores ambientales; así como que el problema está relacionado con el tabaco, los hábitos de vida de los ciudadanos, el bajo nivel cultural, el analfabetismo, el alcohol, el desempleo... es decir apunta a un sinfín de factores, excluyendo la alta contaminación industrial.

Todos los estudios parciales de la Junta de Andalucía, se contradicen con los resultados de los estudios de diversas entidades, universidades y administraciones, anteriormente detallado.

Esta actitud es un claro ejemplo de falta de responsabilidad y transparencia de esta administración. La falta de información y la creación de un ambiente de confusión es su herramienta más usada para ocultar la relación entre la industria y los problemas de salud. Los informes a los que aluden, no han sido publicados en revistas científicas de respaldo internacional y no se han sometido a revisión en estas, algunos de ellos se basan en datos de encuestas o de ingresos hospitalarios, y no de prevalencia de enfermedades, con lo que sólo pueden ser considerados resultados preliminares y en ningún caso evidencias que descarten la influencia de la industria en el deterioro de la salud de la población. Además, algunos de los estudios financiados por la Junta en realidad concluyen que existe un problema derivado de las emisiones industriales y recomiendan la realización de más investigaciones, una mejor vigilancia de la salud y de la contaminación e incluso una reducción de los niveles de contaminantes. Sin embargo, la actitud de la Consejería de Salud ante este panorama, es un papel de pasividad e incompetencia.

Es de vital importancia que se desarrolle un paquete de medidas que incluyera crear un comité científico internacional independiente que realice estudios «interdisciplinares». divulgar la información y llevar a cabo programas específicos de vigilancia, detección y tratamiento de enfermedades como el asma, el cáncer o las cardiopatías. Al mismo tiempo seria necesario:

1. La realización de un estudio científico, sometido a revisión, que incluya a toda la población del Campo de Gibraltar, con su correspondiente estudio de causalidad, que establezca las causas de la crisis de salud pública que se padece en el Campo de Gibraltar.

2. El freno del desarrollo de la industria pesada en la zona, declarar el Campo de Gibraltar como zona saturada de industrias y contaminación; y declarar una moratoria industrial pesada.

3. Promover un desarrollo sostenible real en la zona y poner freno y soluciones reales a los graves problemas de contaminación que genera la industria instalada.

4. Que la Junta de Andalucía no de por terminada su actuación, ya que con los estudios realizados hasta ahora, la Junta de Andalucía no puede afirmar ni negar ninguna causa; los estudios realizados por la Junta, no son estudios de causalidad, solo son estudios para ver si existe un problema de observación, y en el del asma ellos mismos admiten que existe un problema de alergia infantil. Con los datos existente un investigador solo pueden seguir estudiando y nunca excluir ninguna causa, sino seguir investigando sobre ellas.”

Dada la extensión del escrito de alegaciones remitimos para una lectura completa del documento al siguiente enlace:

http://www.defensordelpuebloandaluz.es/sites/default/files/Alegaciones%2...

6. Constatada la profunda discrepancia entre las partes respecto a la valoración de la situación de salud pública existente en la zona y conscientes de las limitaciones con que cuenta una Institución de nuestra naturaleza, que carece en su plantilla de personal cualificado para valorar los datos técnicos que dimanan de los distintos estudios e informes de carácter medioambiental, epidemiológico, etc., llevados a cabo por personal experto en el seno de grupos de trabajo y bajo el patrocinio de Instituciones universitarias y/o de investigación de reconocido prestigio, nos planteamos la conveniencia de evacuar consulta a una entidad científica de prestigio, en orden a que nos trasladara su posicionamiento respecto a este asunto.

Esta posibilidad se concreto finalmente en el encargo a la Sociedad Española de Epidemiología de la elaboración de un Dictamen en el que, tras analizar toda la información y documentación existente al respecto se hiciera un pronunciamiento expreso sobre las siguientes cuestiones:

  • Establecer si en la población del Campo de Gibraltar existe mayor mortalidad y peor estado de salud que en el resto de Andalucía y el conjunto de España.

  • Si se confirma un peor estado de salud de la población del campo de Gibraltar, sugerir y valorar la contribución de posibles factores explicativos de dicho estado y realizar recomendaciones para paliarlos.

7. El Dictamen fue elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología y entregado a esta Institución en abril de 2014.

Se adjunta copia del texto integro como documento anexo, pudiendo además consultarse el mismo en nuestra página web a través del siguiente enlace:

http://www.defensordelpuebloandaluz.es/content/informe-epidemiol%C3%B3gi...

Como se especifica en el propio Dictamen los redactores del mismo “no han realizado investigaciones específicas para elaborarlo y se han limitado a trabajar a partir de la información disponible, habitualmente de fuentes de acceso público”.

Es importante esta matización por cuanto deja claro que se trata de un trabajo de análisis realizado a partir de la información preexistente sobre la situación de salud ambiental en la zona, no se trata, por tanto, de un estudio elaborado sobre el terreno con la pretensión de aportar datos nuevos o información novedosa sobre la realidad de la zona.

En su estructura el Dictamen comienza describiendo el estado de salud en la población del Campo de Gibraltar, continua examinando la situación de los principales condicionantes del estado de salud y finaliza con una serie de conclusiones, de las que, a su vez, se extraen diversas recomendaciones “para monitorizar y mejorar el estado de salud en la zona

CONSIDERACIONES

Primera. De las conclusiones y valoraciones del Dictamen.

El Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología incluye las siguientes Conclusiones:

Durante los últimos años se han realizado numerosos estudios epidemiológicos sobre el estado de salud y sus principales determinantes en la población de El Campo de Gibraltar. Estos estudios han permitido investigar antecedentes sociales, laborales, hábitos de vida y mortalidad en la población de la zona antes de la implantación del polo industrial; también han permitido caracterizar la evolución posterior de esas mismas variables y además la incidencia poblacional de cáncer, la morbilidad por enfermedades crónicas, la mortalidad en áreas pequeñas y en población residente en barriadas próximas a industrias, y la contaminación ambiental y la exposición individual a contaminantes con efectos adversos sobre la salud. En conjunto, han aportado información para realizar un análisis más profundo y complejo del estado de salud de esta zona.

Sin embargo, la información disponible no permite establecer de forma definitiva las causas concretas de la mayor mortalidad observada históricamente en las provincias occidentales de Andalucía y en El Campo de Gibraltar, y del descenso posterior de la mortalidad durante los últimos años hasta aproximarla a la de resto de España. A pesar de ello, y a la vista de la información revisada en este dictamen, se puede concluir lo siguiente:

1. Desde mediados de los años 90 del pasado siglo, la mortalidad ha descendido progresivamente en todos los municipios de El Campo de Gibraltar, en ambos sexos y en todos los grupos de edad.

2. La mayor mortalidad de la población de El Campo de Gibraltar respecto a España se ha ido concentrando en las personas de mayor edad y, en la actualidad, se observa casi exclusivamente en los grupos de edad más elevada, particularmente de 75 y más años, en los municipios de Los Barrios, San Roque, Tarifa, Castellar y Jimena de la Frontera. En la actualidad, solo La Línea de la Concepción presenta una mayor mortalidad masculina y femenina en todos los grupos de edad superiores a 15 años. En Algeciras se observa la misma situación en las mujeres, mientras que en los hombres menores de 65 años la mortalidad es similar a la de España, al igual que en los demás municipios de El Campo de Gibraltar.

3. Los principales determinantes de la mayor mortalidad de la población de El Campo de Gibraltar y el suroeste de Andalucía respecto a España es la exposición a factores que empezaron a operar en el pasado lejano. El descenso de la mortalidad se inicia con las cohortes nacidas en los años 60 del siglo XX y coincide con el comienzo de un importante desarrollo industrial, económico y social en España. Por otra parte, la sobremortalidad por cáncer de El Campo de Gibraltar es anterior al proceso de industrialización de la zona.

4. La mayor mortalidad de El Campo de Gibraltar y el suroeste de Andalucía observada históricamente, y su posterior reducción, se ha debido fundamentalmente a ciertos tumores, enfermedades cardiovasculares, respiratorias e infecciosas, como el SIDA. Estas enfermedades están fuertemente asociadas a estilos de vida, como el tabaco, la dieta, el sedentarismo o el consumo de alcohol, y también a factores medioambientales y laborales. La evidencia epidemiológica disponible sugiere que ciertos condicionantes sociales (empobrecimiento, desempleo, exclusión social, etc.) en el pasado o en la actualidad han tenido una importante influencia tanto sobre la mortalidad por tumores, enfermedades cardiovasculares, respiratorias y el SIDA, como sobre los estilos de vida y factores medioambientales y laborales asociados a estas enfermedades.

5. El patrón de mortalidad más frecuente entre los hombres de El Campo de Gibraltar (enfermedades cardiovasculares y cáncer de pulmón, laringe, cavidad bucal y faringe, esófago y vejiga) está asociado al tabaquismo, especialmente elevado entre los hombres en el pasado y que ha aumentado durante los últimos años también entre las mujeres. El tabaquismo ha sido, y sigue siendo en la actualidad, un vector del medio social a través del que se expresan especificidades de El Campo de Gibraltar como las relacionadas con la industria del tabaco ubicada en Gibraltar y el comercio de este producto, realizado entre otras motivaciones para amortiguar las dificultades económicas de sus habitantes. Por ello, el consumo de tabaco es un factor de riesgo sobre el que se debe intervenir de manera prioritaria especialmente entre jóvenes y mujeres, y siempre considerando la intervención simultánea sobre las causas sociales y económicas que lo alimentan, dada su especial relevancia en El Campo de Gibraltar.

6. Los estudios de mortalidad revisados no permiten identificar en la actualidad un patrón de mortalidad general y por sus principales causas en los municipios de El Campo de Gibraltar que los diferencie de su entorno geográfico (provincia de Cádiz y otras provincias occidentales de Andalucía).

7. En cuanto a la morbilidad por cáncer, los primeros resultados del Registro de Cáncer de Andalucía muestra que la incidencia actual de tumores en las principales localizaciones, incluyendo las asociadas al tabaquismo, es similar o menor que en el resto de España y la Unión Europea, con excepción del cáncer de vejiga en hombres. También es destacable que la incidencia de leucemias en los municipios de El Campo de Gibraltar y resto de la provincia de Cádiz es menor que la de España.

8. La frecuencia de enfermedades alérgicas (asma bronquial, rinitis alérgica, dermatitis atópica) en población infantil y adolescente de El Campo de Gibraltar se sitúa entre las más elevadas de España, con valores similares a los de otras zonas costeras. En la población de El Campo de Gibraltar estas enfermedades alérgicas se han asociado con el sobrepeso y obesidad, la cercanía del tráfico rodado intenso, el consumo de antibióticos y el tabaquismo. Con la información actual no se puede cuantificar su grado de asociación con los contaminantes ambientales.

9. La población de El Campo de Gibraltar está expuesta a niveles de contaminantes atmosféricos que, en ocasiones, sobrepasan lo establecido en la vigente normativa europea y española. Ello es especialmente importante para el dióxido de azufre (S02), las partículas en suspensión y el ozono. Los niveles de contaminación atmosférica en El Campo de Gibraltar son en general similares a los de otras aglomeraciones urbanas o zonas industriales españolas. Por ello, los problemas de calidad del aire en El Campo de Gibraltar son comparables a los de otras zonas industriales de Andalucía, como la Ría de Huelva y Bailen. El único contaminante que destaca por sus elevados niveles es el S02, ya que la Bahía de Algeciras es una de las dos zonas de España en que se sobrepasó el índice de calidad del aire para el valor diario de S02 durante el año 2011. Las emisiones procedentes de la producción de energía eléctrica, la industria petroquímica y el tráfico marítimo -muy intenso en la zona- representan las fuentes más importantes de S02.

10. Con la información disponible no es posible establecer una relación causa-efecto entre un contaminante atmosférico concreto y la mayor mortalidad de la población de El Campo de Gibraltar. No obstante, es razonable pensar que la contaminación atmosférica ha contribuido a aumentar el riesgo de morir de esta población en las últimas décadas. De la misma manera, es posible que una parte de la reducción de la mortalidad en El Campo de Gibraltar se deba, junto con otros cambios mejor estudiados (e.g., mejora de las condiciones de vida, reducción del consumo de tabaco), a la disminución en la exposición a algunos contaminantes atmosféricos. Es igualmente relevante considerar las mejoras que en el ámbito habitacional se produjeron en el pasado reciente con la eliminación del chabolismo en el ámbito urbano y los chozos en el rural, con lo que pudo reducirse la exposición a contaminantes del aire doméstico importantes para la salud.

11. Los análisis físico-químicos en aguas superficiales de las estaciones situadas en la Bahía de Algeciras muestran una buena calidad ambiental de las aguas. Sólo en las estaciones situadas dentro de instalaciones portuarias y afectadas por vertidos urbanos, o en zonas abrigadas próximas a vertidos urbanos e industriales, existen deficiencias en la calidad de las aguas. En cuanto a contaminación urbana, la Bahía de Algeciras presenta una calidad de sedimentos aceptable. Las estaciones de los ríos, las zonas portuarias o más abrigadas son las que presentan mayores niveles de nitratos y metales pesados. El patrón es similar para los contaminantes industriales, pero las áreas contaminadas están cercanas a puntos de vertido de la industria.

12. Los niveles de cadmio encontrados en muestras de orina de la población de El Campo de Gibraltar son mayores que los obtenidos en muestreos poblacionales de otros países desarrollados. Tanto el origen de dichos niveles como sus posibles efectos para la salud son insuficientemente conocidos. No obstante, los estudios realizados en El Campo de Gibraltar apuntan hacia el consumo de tabaco, la exposición laboral, y la dieta como posibles fuentes de exposición.

13. Existe poca información objetiva sobre la calidad de las condiciones de trabajo en El Campo de Gibraltar. La información disponible apoya la hipótesis de su contribución, tanto en el pasado como en la actualidad, a la morbi-mortalidad de El Campo de Gibraltar, que afectaría principalmente a trabajadores de los principales sectores industriales y a sus familiares.

14. Los estudios ecológicos sobre la mortalidad por cáncer entre los habitantes que residen en la proximidad de los focos industriales de El Campo de Gibraltar muestran una mayor mortalidad que en el conjunto de España por cáncer de pulmón, leucemia y cáncer colorrectal en los hombres. Estos estudios sólo constatan dicho exceso, pero no sirven para demostrar la causa del mismo. La ausencia de incrementos de mortalidad por estos tumores en las mujeres que residen en estos mismos municipios cuestiona que la relación observada en los hombres sea atribuible principalmente a la exposición ambiental, dado que la contaminación derivada de estos focos industriales también afectaría a las mujeres. Hay que tener en cuenta que el consumo de tabaco es un importante factor de riesgo para el cáncer de pulmón y el cáncer colorrectal, que algunas exposiciones laborales son un factor de riesgo del cáncer de pulmón, y que la dieta y el sedentarismo son factores de riesgo del cáncer colorrectal. Los estudios ecológicos carecían de información para considerar estas exposiciones.”

Segunda. De las recomendaciones del Dictamen.

El Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología concluye con las siguientes recomendaciones:

1. Dada la gran relevancia de los condicionantes sociales en el panorama de los problemas de salud analizados, especialmente respecto a la ciudad de La Línea de la Concepción, se deberían potenciar las actuaciones de las administraciones públicas para el abordaje del desempleo, la pobreza y la exclusión social en el territorio, haciendo énfasis prioritario en la intervenciones en los ámbitos educativo, formativo y de empleo.

2. Aunque existen limitaciones en el conocimiento de las causas de la mayor mortalidad observada históricamente en El Campo de Gibraltar, se sabe lo suficiente para poder mejorar el estado de salud de la población interviniendo sobre sus principales condicionantes, especialmente los sociales, de estilos de vida, medioambientales o laborales. Estas intervenciones pueden integrarse en los actuales planes y estrategias de salud de la Consejería de Salud y Bienestar Social de Andalucía y además involucrar a administraciones no sanitarias y otros agentes sociales. Dado que las desigualdades sociales se encuentran en la raíz de muchos estilos de vida no saludables y en la exposición a factores medioambientales nocivos que influyen en la salud de El Campo de Gibraltar, las intervenciones deben estar orientadas por el principio de "equidad y salud en todas las políticas".

3. Se deben potenciar los sistemas de vigilancia de la salud pública que han permitido realizar este dictamen. A pesar de las dificultades derivadas de la crisis económica, es necesario apoyar sistemas de información como ARIADNA, AIMA, el Registro de Cáncer de Andalucía, la Encuesta Andaluza de Salud (EAS), el Sistema de Información para la Vigilancia de la Salud en Andalucía, y los sistemas de vigilancia de factores medioambientales, porque permiten monitorizar el estado de salud de la población de El Campo de Gibraltar y actuar precozmente ante posibles problemas. Se debe valorar el incluir en la EAS un módulo específico para El Campo de Gibraltar, con una muestra representativa de su población que permitiera obtener estimaciones precisas de la situación de salud y sus condicionantes. Por otro lado, es fundamental el establecimiento de indicadores y la evaluación de los Planes de Mejora de la Calidad del Aire, así como la divulgación de sus resultados. Dado que el último Plan de Mejora de la Calidad del Aire en la Zona Industrial Bahía de Algeciras data de 2010, estamos en buen momento para su evaluación y posible reformulación. En dicha revisión sería fundamental la ampliación de los actores involucrados en el mismo dando participación a otros sectores como Trasporte, Salud, así como a representantes de la población. Además, el Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía (OSMAN) puede jugar un papel importante en la investigación, la formación y la divulgación en relación a los riesgos ambientales en Andalucía en general y en el Campo de Gibraltar en particular. Disponer de información válida y actualizada es un requisito para la gestión de salud pública, que facilita encauzar conflictos como el que ha motivado las quejas de la ciudadanía ante el Defensor del Pueblo Andaluz y este mismo dictamen.

4. Este dictamen se ha basado principalmente en el análisis de datos agregados; por ello, no se puede excluir la existencia de grupos seleccionados de población con exposiciones de riesgo para la salud que no han sido detectados en el análisis a nivel de municipios y del conjunto de El Campo de Gibraltar. En consecuencia, la vigilancia de la salud pública debe intensificarse a nivel "micro" (e.g., zonas necesitadas de transformación social, barriadas próximas a instalaciones industriales potencialmente contaminantes) para detectar e intervenir sobre los condicionantes de dichos riesgos (e.g., mala calidad y ubicación de la vivienda, desempleo, exclusión social, estilos de vida no saludables, factores medioambientales y laborales, etc.). Especial atención merece la vigilancia de problemas de salud relacionados con la economía sumergida, y la identificación de vías de entrada de la exposición a contaminantes en la población de la zona. Los programas de intervención deben incluir entre sus prioridades a la población infantil y juvenil.

5. Las conclusiones de este informe están condicionadas por algunas limitaciones de la información disponible. Existen áreas donde el conocimiento es limitado o insuficiente, como los niveles de contaminantes en muestras biológicas de individuos, la calidad de las condiciones de trabajo, y el efecto de los servicios sanitarios sobre la salud de la población de El Campo de Gibraltar. Por ello, se deben fomentar las investigaciones dirigidas a aumentar el conocimiento en estos aspectos (preferentemente con estudios epidemiológicos a nivel individual). En los estudios sobre el efecto de las condiciones de trabajo se debería involucrar a los servicios de prevención de riesgos laborales de la industria local, ya que cuentan con información detallada sobre la salud de los trabajadores y de las condiciones de trabajo en sus empresas.

6. Es deseable poner en marcha un sistema ordenado de difusión a la ciudadanía de este dictamen y de los nuevos conocimientos que se vayan generando sobre el estado de salud de la población de El Campo de Gibraltar. Una iniciativa concreta puede ser la constitución de un Foro de Salud Pública de El Campo de Gibraltar, que suponga un canal estable de comunicación e intercambio de información sanitaria entre los distintos organismos de la Junta de Andalucía (Consejería de Salud y Bienestar Social, Consejería de Medio Ambiente) y los grupos y asociaciones ciudadanas más representativos de la sociedad civil de El Campo de Gibraltar. También se puede organizar de forma periódica una Reunión Científica en El Campo de Gibraltar para presentar de forma abierta los resultados de estudios y difundir los datos sobre la situación de salud en el territorio y sus condicionantes, generados por administraciones públicas, instituciones académicas y centros de investigación. Todo ello, favorecerá la convergencia entre el riesgo real para la salud derivado de residir en El Campo de Gibraltar y el riesgo percibido por la población. También favorecerá la participación de la ciudadanía en las decisiones para mejorar las condiciones de vida y la salud en la zona.”

Tercera. De las alegaciones al Dictamen.

El Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología (en adelante SEE) fue trasladado por esta Institución a las asociaciones promotoras del presente expediente de queja para su debido análisis y formulación de las alegaciones que se tuvieran por convenientes.

En respuesta a dicho traslado se ha recibido comunicación de las asociaciones promotoras del expediente de queja aportando un documento de alegaciones al Dictamen, cuya extensión nos impide reproducirlo íntegramente, aunque trataremos de glosar a continuación sus aspectos mas relevantes, remitiendo para la consulta del texto completo al siguiente enlace:

http://www.defensordelpuebloandaluz.es/sites/default/files/informealegac...

El documento de alegaciones comienza señalando que “en los últimos años se ha dado un amplio debate sobre la conveniencia de continuar instalando industrias altamente contaminantes en el arco de la bahía de Algeciras, en la comarca del campo de Gibraltar, Cádiz, y la necesidad de abordar nuevos estudios que permitan aproximarnos a un diagnostico de la situación sanitaria y medioambiental”. A este respecto se destaca como “el debate se vuelve a aparecer a raíz de la presentación del dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología”, señalando que “el dictamen pone de manifiesto la necesidad de abordar más estudios para tener un diagnostico lo mas completo posible, y entendemos que se queda a medias al no proponer medidas concretas que incidan en los factores de riesgo, principalmente en el referido a exposición a contaminantes”.

El documento insiste en la necesidad de elaborar un nuevo estudio epidemiológico, al considerar que “las investigaciones y estudios realizados por la Junta de Andalucía han sido muy limitados y no permiten explicar esa alta mortalidad y morbilidad presentes en la comarca del campo de Gibraltar“.

Asimismo, se insiste en reclamar la adopción de medidas precautorias para mejorar la situación ambiental de la zona ya que consideran que “no disponer de un diagnostico científico adecuado no puede servir de pretexto para no actuar sobre los factores de riesgo”, entre los que destacan los provenientes de la contaminación industrial.

A este respecto, el documento solicita la aplicación del principio de precaución, entendiendo que el mismo “implica establecer, entre otras medidas, una moratoria industrial o impedir la instalación de nuevas industrias contaminantes que puedan entrañar un peligro para la salud, actuando directamente sobre uno de los factores de riesgo e indirectamente sobre otros”.

A continuación el documento realiza un pormenorizado “análisis de la situación” en el que sus autores destacan los datos científicos que, a su juicio, ponen de manifiesto la relación existente entre el deterioro de la situación de salud pública en la población campogibraltareña y la contaminación ambiental derivada del complejo industrial ubicado en la zona, discrepando del Dictamen de la SEE en cuanto a la importancia que en el mismo se da a los factores sociales como determinantes de la mayor mortalidad y morbilidad en el territorio.

A este respecto, se señala que “resulta, cuanto menos, llamativa la insistencia de la Consejería de Salud, y el dictamen de la SEE, en eludir un factor de riesgo para la salud tan reconocido en el ámbito científico como es la contaminación atmosférica o la exposición ocupacional a metales pesados e hidrocarburos aromáticos policíclicos, que se da en las industrias petroquímicas de esta zona”.

El documento de alegaciones, a semejanza del propio Dictamen, incluye un apartado de conclusiones que reproducimos a continuación:

Conclusiones:

1. La Junta de Andalucía ha dado su apoyo a proyectos urbanísticos e industriales en esta zona y ha ocultado o minusvalorado su impacto ambiental, social y sanitario.

2. Diversas publicaciones científicas, estudios epidemiológicos y atlas de mortalidad ponen de manifiesto que los peores indicadores de salud se acumulan en el suroeste español.

3. Los estudios realizados por la Consejería de Salud y el Dictamen realizado por la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) no llega a la raíz del problema y eluden coincidir con los resultados científicos ampliamente reconocidos a nivel internacional, que la contaminación ambiental y atmosférica deteriora económica y socialmente a la población que la sufre y provoca enfermedades y mayor mortalidad.

4. Coincidiendo con las conclusiones del dictamen de la SEE, la población del Campo de Gibraltar sigue soportando unas peores condiciones sociales, económicas y laborales y una mayor tasa de desempleo respecto al resto del Estado español. Pero añadimos que las desigualdades sociales, en este sentido, han aumentado.

5. Que pese a la instauración de múltiples y grandes empresas industriales, además de contaminar y deteriorar gravemente el territorio, no ha disminuido la tasa de desempleo en la zona.

6. Que la población del Campo de Gibraltar, antes como ahora, sigue sufriendo una mayor mortalidad en relación con el resto de Andalucía y el Estado español. Las desigualdades sociales en salud siguen siendo un problema actual.

7. Destacar la importancia de considerar los factores sinérgicos que provocan enfermedad y muerte en la población. Factores individuales y sociales, como las pobres condiciones de vida, el alto desempleo, los problemas educacionales, la baja calidad del trabajo, factores que pueden condicionar el aumento de hábitos tóxicos o dificultar la realización de ejercicio físico, dado el alterado medio natural.

8. Estos factores de riesgo para la salud de la población se añade y se potencia con la contaminación ambiental que sufre la zona, concentración de factores de riesgo para la salud de la población del Campo de Gibraltar que implica actuar sin más excusas.

9. Por todo esto, consideramos necesario que se instauren medidas urgentes tanto en el ámbito ambiental, económico, de empleo y educacional en la zona como a continuación enumeramos.”

Asimismo, el documento contiene un total de 30 recomendaciones, del siguiente tenor literal:

Recomendaciones:

1. El estudio de la pérdida de salud del área debe ser priorizada, estudios «interdisciplinares» que ayuden a investigar las causas de la mayor mortalidad en la zona, por enfermedades del sistema respiratorio y circulatorio, por enfermedades infecciosas, digestivas y tumores malignos.

2. Estudio de la morbilidad, entre otras, asma con especial atención al asma infantil, cáncer o cardiopatías isquémicas; junto a los estudios de seguimiento de los niveles contaminantes en suelo, aire y mar, con especial seguimiento de los metales pesados y benceno.

3. Instaurar sistemas centinelas de salud laboral, que permita el seguimiento desde los servicios sanitarios de todas las enfermedades relacionadas con la exposición laboral a las sustancias químicas empleadas, detectar si son población trabajadora de las industrias, sus familiares y vecinos y vecinas del entorno. Que la información que llega a los centros sanitarios puedan cruzarse con la información de los centros de prevención laboral para detectar enfermedades y exposiciones ocupacionales concretas.

4. Elaborar nuevos estudios epidemiológicos que establezcan el impacto de la contaminación industrial sobre la salud pública y que permitan llevar a cabo un Plan Integral de Salud Pública para el campo de Gibraltar que incluya el componente ambiental.

5. Que ante la evidencia científica que relaciona la contaminación atmosférica y el aumento de la mortalidad en la población que la sufre, y en aplicación del principio de precaución, es urgente implantar una moratoria. Esto es, que no se instauren ni una industria contaminante más que, además, está contribuyendo al cambio climático.

6. Esta moratoria lo consideramos un paso urgente, imprescindible y mínimo para ir restaurando y reparando el grave deterioro del territorio ocasionado por las múltiples industrias que funcionan desde los años 60 del siglo XX, y para poner freno a los problemas de salud detectados.

7. Que la restauración del territorio implique la creación de puestos de trabajo y paralelamente ir desarrollando en las zonas más limpias, la agricultura y la pesca sostenible, implantar energías renovables y otras industrias de transformación (envasados y enlatados de los productos de la tierra y el mar).

8. Empleo digno y de calidad para la población también en el sector servicios como los sanitarios, ya hemos comentado la potenciación de la vigilancia de la salud, laboral y familiar. Servicios educativos, públicos y accesibles para todos los niños y niñas de la zona que permitan su preparación física, psíquica y social, que también es intelectual que les haga participar de forma consciente para que su territorio vuelva a recuperar la riqueza natural y estética que tenía pero con hombres y mujeres preparados para trabajarla en su propio beneficio.

Control de la actividad industrial

9. Control férreo a las empresas actualmente instaladas, en el cumplimiento de la legislación ambiental y establecimiento de planes para la recuperación del entorno.

10. Establecimiento de un régimen de responsabilidad estricta acorde con el principio "quien contamina paga".

11. Establecer y detectar áreas de riesgo y evitar la construcción de viviendas y servicios próximos a estos riesgos.

12. Iniciar un plan de soterramiento de las líneas de muy alta y alta tensión situadas en las proximidades de las viviendas, en especial las urbanizaciones próximas a las centrales térmicas.

Energía

13. Aumentar la vigilancia y control de la calidad del aire y el agua, manteniendo informada a la población en tiempo real.

14. Adoptar una política activa de apoyo a la instalación de tecnologías limpias como la solar, termoeléctrica, eólica, etc.

15. Mantener la financiación en I+D en energías renovables y eficiencia energética.

16. Oponerse claramente a la moratoria a las renovables impuesta por el Gobierno central y a cualquier otro intento de regresión a una política energética no sostenible.

17. Impulsar el desarrollo de redes inteligentes y el autoconsumo de energía limpia.

18. Adoptar una política activa de apoyo al transporte colectivo en detrimento del uso del coche; establecer mecanismos de promoción de sistemas alternativos de transporte eficiente e inteligente en aquellas áreas en las que el transporte colectivo no tenga suficiente demanda, en especial el referido a los desplazamientos de lo trabajadores de la industria. (datos memoria AGI 2013).

Gestión de recursos naturales

19. Apoyo decisivo a producción ecológica, fomentando el consumo interno tanto en el sector público (enseñanza, hospitales, ayuntamientos, etc.) como en el sector privado, fundamentalmente a través de cooperativas, (ejemplo, cooperativa de Mujeres Catering el Avío, Jimena de la Frontera, o los proyectos de explotación ecológica en la finca la Almoraima).

20. Potenciar y participar de los parques naturales que rodean y forman parte del Campo de Gibraltar, para que generen empleo de calidad y desarrollo industrial equilibrado con las riquezas naturales y humanas existentes. Potenciar la educación, la investigación y desarrollo en la población local que revierta nuevamente a toda la población.

21. Hacer del sector forestal de la comarca un sector estratégico, con la elaboración de una estrategia consensuada con los actores económicos y sociales interesados en el uso sostenible del parque natural Los Alcornocales (la seca).

22. Incrementar la superficie de bosques con planes de gestión forestal y con certificado forestal de FSC, como forma de mejorar el acceso de sus productos a los mercados, (como es el caso de la finca la Almoraima que cuenta con dicha certificación).

23. Fomento ordenado del uso energético de la biomasa forestal.

24. Apoyo a la compra pública que priorice la adquisición de productos forestales con certificación forestal FSC, como es el caso de la finca La Almoraima.

25. No bajar la guardia con el problema de los incendios forestales; mantener el operativo de prevención y lucha contra incendios y realizar tareas preventivas antes del inicio de la temporada de incendios.

26. La Junta de Andalucía debe apostar por la mejora de la gestión de los recursos pesqueros de la bahía de Algeciras y Tarifa y luchar contra la sobreexplotación y la pesca ilegal en sus caladeros y en los de las aguas territoriales gibraltareñas, eliminar los vertidos de aguas residuales sin depurar, así como los vertidos procedentes de las operaciones de bunkering y limpieza de buques.

Gestión de residuos y vertederos

27. Implementar de forma obligatoria la recogida selectiva de la materia orgánica y prohibir su vertido.

28. Potenciar la recuperación de material y el reciclaje ya que son una fuente indiscutible de empleo verde.

29. Mejorar la gestión de los vertederos de RSU y residuos industriales peligrosos, así como el vertedero de inertes.

Gobernanza y participación ciudadana

30. Que la población del Campo de Gibraltar sean lo auténticos protagonistas de su futuro. Que puedan participar en la mejora económica, social y creativa de sus potencialidades. Queremos un Campo de Gibraltar libre de humos y malos olores, que genere empleo digno y de calidad, libre de mafias y blanqueo de dinero. En suma una población mucho más sana.”

Cuarta. De la posición de esta Institución

Recientemente esta Institución ha emitido un pronunciamiento en relación con la situación de salud y medioambiental existente en la Ría de Huelva cuyas conclusiones nos parecen perfectamente extrapolables a la situación analizada en el presente expediente de queja respecto al Campo de Gibraltar.

Así podemos centrar la cuestión a debate en las discrepancias existentes entre los colectivos promotores del expediente de queja y las Administraciones públicas respecto de cuales sean las causas determinantes de la situación de salud pública existente en la zona, caracterizada por unos índices de morbi mortalidad mayores que los de otras zonas de Andalucía o España.

Unas discrepancias que se concretan en relación a la mayor o menor relevancia que debe darse a los factores ambientales como causantes de esta situación. Así, las Administraciones Públicas y particularmente la Consejería competente en materia de Salud, sostienen, apoyándose en los datos extraídos de diversos estudios e investigaciones científicas, que no existen evidencias que acrediten la relación causa efecto entre la situación de salud de la población campogibraltareña y la existencia en la zona de un importante complejo industrial potencialmente contaminante.

Por el contrario, los colectivos sociales promotores de la presente queja, que llevan muchos años denunciando el deterioro de la situación ambiental en la zona, insisten en considerar suficientemente acreditada, en base también a los datos provenientes de estudios e investigaciones científicas, la relación de causalidad entre las emisiones contaminantes de la industria pesada ubicada en la zona y algunos de los principales problemas de salud pública de la población.

Esta profunda discrepancia en los planteamientos de las partes y la percepción por una parte significativa de la población campogibraltareña de encontrarse en una situación de riesgo sanitario por las consecuencias para la salud de la contaminación ambiental existente en la zona, son las que han llevado a esta Institución a intervenir en diferentes ocasiones para tratar de encauzar el desencuentro entre las partes buscando fórmulas que posibiliten ofrecer a la población de la zona las necesarias garantías respecto de la situación de salud pública.

No obstante, la intervención de esta Institución como posible dirimente de la controversia de fondo difícilmente podía llevarse a cabo por las carencias técnicas de la misma que le impiden la realización de dictámenes o evaluaciones de contenido científico en materia tan compleja y técnica como es la evaluación de la situación de salud pública en una zona y la determinación de cuales puedan ser sus agentes causantes.

Por tal motivo, y de forma absolutamente excepcional, se consideró oportuno por parte de esta Institución financiar con fondos propios la realización de un Dictamen por parte de una entidad científica de reconocido prestigio como es la Sociedad Española de Epidemiología, con el objetivo de que el mismo contribuyese a ordenar el debate científico y a clarificar las muchas dudas generadas por los estudios e investigaciones existentes.

Una vez conocido el contenido del citado Dictamen, valoramos muy positivamente la aportación que el mismo ha supuesto para el conocimiento de la situación de salud pública en la zona, al compendiar la información existente y formular conclusiones partiendo de un análisis serio y riguroso de los datos ofrecidos, tanto por los distintos estudios e investigaciones realizados por Universidades y equipos científicos, como por los diversos registros e instrumentos de control dispuestos en la zona por parte de las diferentes Administraciones.

No obstante, el objetivo limitado del Dictamen, que no incluía la realización de nuevos estudios, ha impedido que el mismo sirviera para cubrir las lagunas de información y conocimiento que existen en relación a determinados factores que podrían tener una incidencia especial en la situación de salud ambiental de la zona.

Una carencia que se ha revelado especialmente notoria en relación a la posible incidencia de los factores ambientales en la situación de salud pública, cuestión sobre la que no existen suficientes datos o estudios, lo que lleva a los autores del Dictamen a señalar en una de sus conclusiones que “con la información disponible no es posible establecer una relación causa-efecto entre un contaminante atmosférico concreto y la mayor mortalidad de la población de El Campo de Gibraltar. No obstante, es razonable pensar que la contaminación atmosférica ha contribuido a aumentar el riesgo de morir de esta población en las últimas décadas”.

Partiendo de esta premisa y abundando en las carencias informativas puestas de manifiesto por el Dictamen, las asociaciones promotoras de la queja insisten en plantear la necesidad de realizar nuevos estudios epidemiológicos centrados en la valoración de la incidencia de los factores ambientales y en particular de la contaminación industrial en la situación de salud pública existente en el Campo de Gibraltar. Asimismo, insisten en la necesidad de aplicar el principio de precaución estableciendo una moratoria en la instalación de nuevas industrias en la zona que puedan contribuir a aumentar los riesgos ambientales y de salud para la población.

En opinión de esta Institución, el Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología y los diversos estudios e informes realizados a lo largo de estos años, han permitido importantes avances en el conocimiento de los factores y elementos que inciden en la situación de salud y ambiental del Campo de Gibraltar. No obstante, pese a los esfuerzos realizados, no creemos que sea posible en estos momentos acreditar, mas allá de toda duda razonable, si existe o no existe relación entre la mayor mortalidad y morbilidad apreciada en la zona del campo de Gibraltar y la existencia en la misma de un complejo industrial potencialmente contaminante.

Esta Institución, hablando siempre desde la prudencia que debe caracterizar las opiniones de quienes no son expertos en relación a un asunto de tanta complejidad técnica, considera que ha quedado suficientemente acreditada la existencia de una situación de salud pública entre la población del campo de Gibraltar comparativamente peor que la de otras poblaciones similares asentadas en otras zonas del territorio.

Asimismo, asume que en tal situación han tenido una especial incidencia los factores sociales y económicos que históricamente han confluido en este territorio, por lo que coincidimos con los autores del Dictamen en subrayar la trascendencia que tiene la adopción de medidas que mejoren dichas condiciones sociales y económicas para una evolución positiva de los indicadores de salud pública de la zona.

En cuanto a la posible incidencia de los factores ambientales en la mayor mortalidad y morbilidad apreciada en la zona del campo de Gibraltar, debemos decir que la relación de causalidad no ha quedado en absoluto descartada por los estudios e investigaciones realizados hasta la fecha ni, menos aun, por el Dictamen elaborado por la Sociedad Española de Epidemiología. Antes al contrario, creemos que debe asumirse como muy probable la existencia de una relación entre la contaminación industrial de la zona y los problemas de salud pública de la población asentada en la misma.

Para esta conclusión partimos de los numerosos datos y estudios que vienen acreditando, con carácter general, la relación existente entre la contaminación industrial y los problemas de salud pública.

A este respecto, el propio Dictamen de la SEE señala en su análisis de los factores ambientales presentes en la zona lo siguiente:

La evidencia científica indica que la exposición a contaminantes atmosféricos se asocia con diferentes efectos en la salud. Un aumento de los niveles de contaminantes del aire aumenta el riesgo de muerte, en especial por causa cardiorrespiratoria, de hospitalizaciones por enfermedad respiratoria y cardíaca, de agravamiento del asma, de síntomas respiratorios persistentes, de alteración de la función pulmonar y de discapacidad (Ballester et al, 2012). El reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre carga de enfermedad en el mundo informa que un total de 3.223.540 defunciones prematuras (intervalo de confianza al 95% de 2.828.854 a 3.619.148) y la pérdida de 76,16 millones de años de vida ajustados por discapacidad (IC 95%: 68,09 a 85,17) correspondientes al año 2010 son atribuibles a la contaminación atmosférica por partículas en todo el mundo (Lim S et al, 2012). La mayor parte de dicho impacto ocurre en los países que están experimentando un proceso de industrialización y urbanización muy acelerado, como China o los países del Sureste Asiático. Así, según la misma fuente, la contaminación atmosférica ambiental representa la 9ª causa de mortalidad prematura en el ámbito mundial, la nº 4 en el este de Asia, la 6ª en el sureste de Asia y la 11ª en Europa Occidental. Para los países de economías más ricas, como los europeos, se estima que la contaminación atmosférica ambiental causa el 2,5% del total de defunciones.

En cuanto a las enfermedades relacionadas con la exposición a contaminación atmosférica ambiental (especialmente las partículas finas en suspensión) la OMS estima que, para el conjunto mundial, son causa de aproximadamente el 8% de las defunciones por cáncer de pulmón, el 5% de defunciones cardiovasculares y el 3% de defunciones por infecciones respiratorias. Además, la contaminación atmosférica ambiental puede jugar un efecto sinérgico con otros factores de riesgo, como la exposición a tabaco. Respecto al cáncer, si bien la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) está actualmente trabajando en la monografía para clasificar la carcinogenicidad del "Ambient air pollution", según la OMS en 2004 la contaminación del aire exterior causó 108.000 muertes por cáncer de pulmón a nivel mundial.”

Abundando en esta consideración debemos llamar la atención sobre un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud que ha puesto de manifiesto el elevado coste que se deriva de las muertes prematuras y las enfermedades causadas por la contaminación atmosférica. Un coste que se cifra por la OMS en 1,4 billones de euros a nivel europeo y en unos 28.000 millones de euros para España, señalando que existen datos que demuestran que uno de cada cuatro europeos cae enfermo o fallece de forma prematura como consecuencia de la contaminación ambiental.

Por todo lo anterior, entiende esta Institución que no puede ni debe descartarse la relación causa efecto entre el estado de salud pública en el Campo de Gibraltar y la presencia en la zona de industrias potencialmente contaminante. Antes al contrario, estimamos que debe presumirse como altamente probable la existencia de algún tipo de relación entre ambas cuestiones.

Por ello, esta Defensoría considera necesario que se realicen cuantos estudios sean necesarios a juicio de los expertos para disponer de datos y elementos de juicio suficientes para formular una conclusión fundada, ponderada y motivada sobre esta cuestión.

Asimismo, y hasta tanto no se disponga de conclusiones definitivas sobre la incidencia real de los factores ambientales en la situación de salud pública existente en el campo de Gibraltar, entendemos que cualquier decisión que pueda redundar en un aumento significativo del riesgo ambiental en la zona debería venir precedido de estudios rigurosos que, bajo la premisa del principio de precaución, acrediten la oportunidad y conveniencia de dicha decisión.

Consideramos, además, que cualquier decisión de esta índole debería ser objeto de un proceso previo de debate y reflexión, en el que tuviesen cabida todos los sectores y colectivos sociales del Campo de Gibraltar.

A tal efecto, apoyamos la recomendación contenida en el Dictamen de la SEE que aboga por la creación de un Foro de Salud Pública de El Campo de Gibraltar, “que suponga un canal estable de comunicación e intercambio de información sanitaria entre los distintos organismos de la Junta de Andalucía (Consejería de Salud y Bienestar Social, Consejería de Medio Ambiente) y los grupos y asociaciones ciudadanas más representativos de la sociedad civil de El Campo de Gibraltar”, aunque consideramos que dicho Foro debería incluir en su ámbito objetivo de actuación, además de la información sanitaria, la información ambiental.

De igual modo, apoyamos la recomendación del Dictamen dirigida a “organizar de forma periódica una Reunión Científica en El Campo de Gibraltar para presentar de forma abierta los resultados de estudios y difundir los datos sobre la situación de salud en el territorio y sus condicionantes, generados por administraciones públicas, instituciones académicas y centros de investigación”.

A la vista de todo lo anterior, y de conformidad a la posibilidad contemplada en el art. 29 de la Ley 9/1983, de 1 de diciembre, del Defensor del Pueblo Andaluz, procede dictar la siguiente

RESOLUCIÓN

RECOMENDACIÓN. Que en los términos expuestos en las consideraciones precedentes se dé cumplimiento efectivo a las recomendaciones contenidas en el Dictamen evacuado por la Sociedad Española de Epidemiología en julio de 2013, por encargo del Defensor del Pueblo Andaluz, en relación con el exceso de mortalidad y morbilidad detectado en varias investigaciones en el Campo de Gibraltar.

Ver asunto solucionado o en vías de solución

Jesús Maeztu Gregorio de Tejada Defensor del Pueblo Andaluz

Si quiere presentar una queja o una consulta pinche en el siguiente enlace

0 Comentarios

Escribir un comentario

Texto plano

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Sus datos personales están protegidos.

  • Defensor del Menor de Andalucía
  • Otras defensorías
  • Sede electrónica
  • Nuestro compromiso
  • Parlamento de Andalucía